Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

Columnas y Entrevistas

“Querer apropiarse de los fondos de los trabajadores me parecería un acto descarado”

23 Enero, 2017

Fue anunciado a principios de diciembre y asumió el cargo el 3 de enero. Han pasado 19 días, y todo ha sido vertiginoso para Andrés Santa Cruz en su nuevo desafío gremial, ahora como presidente de la Asociación de AFP. El ex líder de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) sabe que le espera un trabajo arduo. Tomó el timón de este barco justo en medio de un oleaje intenso, el más intenso que ha golpeado al sistema desde su creación en los años ochenta. ¿Su principal tarea? defender los fondos previsionales de cualquier ánimo expropiatorio.

En su primera entrevista como presidente del gremio, Santa Cruz da cuenta del sello que tratará de imprimirle a su gestión. “Me junté con la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, y me estoy juntando con distintos actores para oír su opinión, porque en esta primera etapa mi interés es escuchar a todos”.

Junto con dialogar —afirma—, su gestión estará marcada por la autocrítica: “Yo tengo grados de autonomía y segundo, las AFP están conscientes de que no han hecho todo perfecto. Uno podrá ser soberbio un rato, pero el resto es tontera”.

Todavía no se reúne con el líder del Movimiento “No Más AFP”, Luis Mesina, pero querría hacerlo: “Es un actor válido de la sociedad. Alguien al que hay que oír y escuchar sus planteamientos. Aquí no hay ni personas ni ideas vetadas. No hay nada peor que tener prejuicios. Y como demando eso, también demando que piensen que nosotros también tenemos algo que aportar”.

También pretende juntarse en algún momento con el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés, y, por cierto, conocer en detalle las propuestas de los candidatos a la Presidencia: “Es importante que nos juntemos, más que con los candidatos, con la gente que está encargada de la elaboración de los programas”, dice.

El juicio que tiene del escenario político no difiere mucho del que hacen otros líderes empresariales y gremiales.

Cree que “el gran problema que tenemos es que se ha perdido el diálogo, y lo que existe son monólogos”. Pese a esta crítica, no ha perdido la fe en las cualidades de la clase política, incluidos los candidatos en carrera.

“La mayoría de los políticos chilenos son serios, no son sinvergüenzas, no son ladrones. A algunos les gustan los fuegos artificiales, hay otros que les gustan las luces, pero eso no significa que no sean gente seria, honrada y que no estén preocupados del interés de Chile”.

—De todos modos, ¿le parece deseable abordar el debate previsional en un contexto de elecciones?

“El escenario electoral hace que algunos se pongan más creativos, algunos más populistas, pero yo confio en que la gran mayoría de nuestra clase política es una buena y seria clase política”.

—La Presidenta y varios candidatos han dicho que el sistema, como lo conocemos, es inviable. ¿Qué les responde?

“Sin ninguna duda, si queremos tener mejores pensiones, es inviable seguir con una cotización de 10%. Es inviable que los independientes no coticen, es inviable que no aumentemos la edad de jubilación de hombres y mujeres, es inviable que no nos preocupemos de las mujeres. Eso es inviable”.

“Es re fácil pararse en una esquina a gritar y decir ‘esta es la voz del pueblo'”

Quienes empujan los cambios al sistema previsional han puesto sobre la mesa materias que, claramente, van más allá de cuán altas o bajas sean las pensiones. Una de ellas: que las AFP son la piedra angular del sistema financiero chileno —con fondos administrados por unos US$ 170 mil millones— y que si caen las AFP, se desmorona el edificio completo.

—¿Está en juego el modelo económico?

“No, no está en juego el modelo económico de Chile. Gran parte de la sociedad aprecia y valora el modelo económico, que le ha traído prosperidad y un cambio en el nivel de vida. El nivel de vida que hoy tienen las nuevas generaciones, los padres no se lo soñaron”.

—Pero la gente le echa la culpa al modelo económico de todos los problemas: a las AFP les echa la culpa de las bajas pensiones; a las isapres, de los problemas de salud; a los bancos, del sobreendeudamiento…

“Pero es que es propio de los chilenos tratar de encontrar culpables y nadie asumir que aquí en todas las cosas todos tenemos algo de culpas. Aquí no hay culpables ni inmaculados”.

—Usted dice que el sistema no está en juego, pero en este minuto hay un debate profundo sobre la naturaleza de nuestro sistema previsional, que es uno de los pilares del modelo.

“Es que insisto: hay posturas exóticas, hay posturas populistas, pero la gran mayoría de los chilenos no cuestiona ni el modelo: lo qué hay es una demanda por mayores pensiones”.

—Pero cuando la gente ve sus bajas pensiones termina echándole la culpa al modelo bajo el cual se crearon las AFP.

“Pero no por los gritos de algunos vamos a pensar que eso es lo que cree la sociedad; no nos equivoquemos. Es re fácil pararse en una esquina a gritar y decir ‘esta es la voz del pueblo'”.

—¿No le parece entonces que durante los últimos años nuestra clase política ha recogido, de manera bastante diligente, las demandas de los que usted denomina exóticos?

“Sin ninguna duda que hay demandas; yo no tengo ninguna duda al respecto. Y no es que la clase política haya tomado las demandas de los exóticos”.

“Cuando yo digo aquí hay una demanda por mejores pensiones, eso es una demanda real. Eso es lo que se vio en las movilizaciones. Interpretar eso como que la gente no quiere más AFP me parece completamente errado”.

—¿Dónde están los apoyos políticos de las AFP? ¿Hay alguien en condiciones hoy de defender a las AFP y no convertirse en un cadáver político?

“Creo que hay más que condiciones para defender la labor que han hecho las AFP, y por dos razones: la primera, porque han administrado de forma más que eficiente los recursos de los trabajadores. Dos, nunca nos hemos visto envueltos en ningún escándalo; nadie se ha pegado un zarpazo”.

—Se lo pregunto de otra manera: más allá de las seis AFP que forman parte del gremio, ¿hay apoyo afuera? ¿Quién particularmente?

“Hay mucha gente que tiene claro cómo lo han hecho las AFP y que, por lo tanto, apoya su gestión. Sin perjuicio de lo anterior, hay muchas cosas que no se han hecho bien. Hay muchas cosas que hay que enmendar. Hay muchos errores que se han cometido, pero aquí lo más importante es ver cuáles son las soluciones a los problemas, y no estar permanentemente pegados en la característica chilena de decir cuáles son las culpas, quiénes son los culpables. Gozamos de poder pasarle la cuenta a alguien, y nadie piensa en las soluciones”.

“No dejemos que los fuegos artificiales nos nublen la vista”

—¿Qué le parece que Alejandro Guillier, uno de los candidatos mejor posicionados en las encuestas, haya sido rostro visible de una industria como las isapres, director de una fundación de BHP Billiton y que hoy día sea el candidato que promete profundizar las reformas que el empresariado rechaza?

“No es contradictorio. No porque hiciste esto no puedes hacer esto otro el día de mañana. Mientras más cosas se hayan hecho, más experiencias se hayan tenido, mientras más opiniones se puedan cambiar, mientras más uno pueda aprender, esto no es estático”.

—Esta semana el candidato Guillier pidió posponer el debate constitucional para el próximo Gobierno, precisamente para buscar acuerdos más amplios sobre esa materia. Sin embargo, la Presidenta Bachelet insiste en elaborar una propuesta ahora. ¿Es la Presidenta uno de los actores que dificultan el diálogo y la búsqueda de acuerdos?

“No, la Presidenta es alguien que siempre ha estado abierta al diálogo, alguien que incluso en el tema que nos convoca, que son las pensiones, ha promovido un gran acuerdo nacional. Ella es una ferviente partidaria del diálogo”.

“Cuando nosotros decimos que falta dialogar, ese diálogo y esos acuerdos son con muchos más actores. Aquí cambió el escenario; no pensemos que dialogar será solamente entre los típicos; hoy hay muchos actores de la sociedad civil que tienen que ser parte del diálogo”.

—En todos los procesos de diálogo tiene que haber un actor que lidera, que invita a las partes a conversar y ponerse de acuerdo. ¿Quién es el o la responsable de facilitar ese diálogo?

“Los que nos gobiernan, siempre la principal responsabilidad política para promover puntos de encuentro y ser el gran facilitador, son las autoridades”.

—¿En qué ha fallado la autoridad?

“Hoy se ha demonizado el diálogo y se han demonizado los acuerdos. Eso debemos revertirlo”.

—¿Y hay espacio para revertir el escenario si consideramos que estamos ad portas de una campaña electoral?

“Siempre hay espacio, hay momentos que son más difíciles, pero siempre puede haber espacio”.

—¿Y qué falta?

“Liderazgo”

—¿De la Presidenta?

“No, liderazgo de los principales actores políticos, sin excepción”.

—¿Cómo se logra restablecer el diálogo cuando una de las partes deslegitima al que tiene al frente por su condición de empresario, cuando parte por motejarlos como los “poderosos de siempre”?

“Pero no son la mayoría de la sociedad. No dejemos que los fuegos artificiales nos nublen la vista. La sociedad valora los acuerdos”.

Expropiación: “Uno nunca puede decir nunca, pero supongo que la racionalidad impera”

—Dado el escenario político, ¿usted cree que alguien podría asegurar que no se van a expropiar los fondos?

“Uno nunca puede decir nunca, pero supongo que la racionalidad impera. Querer apropiarse de los fondos de los trabajadores me parecería un acto descarado. Lo que pasa es que, haciendo un símil, hay alguna gente que piensa que matando a las AFP, es como que ‘matando al gallo del gallinero, las gallinas se van a arrimar a cualquier pollo”.

—¿El sistema previsional es el gallo del gallinero? ¿Cae el gallo y caen otros?

“Si hay gente que quiere matar al gallo, las gallinas no se van a arrimar a cualquier pollo”.

—Se lo pregunto de otro modo: ¿después de las AFP va a haber otro sector que va a caer?

“Si hay alguien que quiere que caigan las instituciones y dentro de estas instituciones las AFP, sin ninguna duda que quiere que caiga el país”.

—¿El debate previsional es un tema aislado, o se inserta dentro de una agenda que es mucho más amplia de un sector de la sociedad chilena que quiere ir hacia un sistema económico diferente?

“Yo creo que esa es una expresión muy minoritaria de la sociedad chilena”.

“Pero existe en algunos. Lo importante es que transparentemos nuestras posturas, digamos lo que pensamos, y no nos intentemos disfrazar con el interés público. Cuando yo digo que no me gusta lo privado, que me gusta lo estatal, por qué no digo también que me gusta lo estatal para poder colocar a los míos. Pero digámoslo”.

—Con la salida de la ministra Rincón del Ministerio del Trabajo ¿se facilitó el diálogo en esta materia?

“Yo voy a dialogar con quien sea el ministro del Trabajo, con quien sea el ministro de Hacienda. Mi papel es atenerme y dialogar con todos”.

—La ministra Krauss tiene una dilatada experiencia profesional en el mundo privado, como abogada de empresas en materias laborales. ¿Ese es un activo?

“La ministra Rincón era directora de AFP. Una era directora de AFP y la otra una exitosa abogada, principalmente dedicada a la legislación laboral. Yo converso con quien las autoridades designen de ministro”.

“Nunca nos hemos visto envueltos en ningún escándalo; nadie se ha pegado un zarpazo”.

“Si queremos tener mejores pensiones, es inviable seguir con una cotización de 10%, es inviable que los independientes no coticen, es inviable que no aumentemos la edad de jubilación de hombres y mujeres. Eso es inviable”.

“La clase media tiene su vivienda y sus ahorros previsionales. Mi papel es defender sus ahorros previsionales”

Si bien asumió la presidencia de la Asociación de AFP hace menos de un mes, Andrés Santa Cruz ya tiene definida cuál es su principal preocupación como líder y asegura que va más allá de defenderá la industria: su papel radica en resguardar los fondos acumulados por los trabajadores.

—¿Qué le pidieron específicamente las AFP cuando asumió el cargo?

“Lo que me han pedido es que nos preocupemos de dialogar que nos preocupemos de escuchar, que conversemos con todos los actores, que no vetemos a nadie, ni tampoco ningún tema y que, por tanto, seamos un actor en todo este proceso de debate que hay por el sistema de pensiones en Chile”.

—¿Cuál es su tarea? ¿Contener los cambios que se sabe que van a ocurrir, hacer control de daños?

“La clase media en Chile solo tiene dos cosas: su vivienda y los ahorros previsionales para su jubilación. Mi preocupación es velar por ellos”.

—¿Qué significa velar por los ahorros previsionales de los trabajadores?

“No solo rentabilizarlos, sino preocuparme que nadie intente pegarle un zarpazo a la propiedad de los trabajadores de Chile que son sus ahorros previsionales. La clase media tiene su vivienda y sus ahorros previsionales. Mi papel es defender sus ahorros previsionales”.

—¿Dentro de eso también está la tarea de lograr que los cinco o seis puntos adicionales de cotización vayan a las cuentas individuales?

“Sin ninguna duda, ese 5% es de los trabajadores, los dueños de esas lucas son los trabajadores. Pregúntenles a ellos si se la quieren dar a otro. A mí me parece grave que venga alguien y disponga de las lucas de otro”.

—Pero la gente decide en un sistema representativo a través de su clase política y dos candidatos, más la Presidenta y un sector amplio de la Nueva Mayoría está por destinar parte de esa plata al pilar solidario.

“Efectivamente algo hay que hacer, pero lo que vamos a hacer es que la gente que gana entre $700.000 y $2 millones, se ponga para ayudar a los que tienen menos de $ 700 mil de sueldo. Y los que ganan más de $2 millones no ponen ni uno. ¿Eso es lo que queremos? Yo creo que para ayudar, los que tienen que poner son los que más ganan y no la clase media”.

—¿Entonces hay que resolverlo vía impuestos?

“Lo que hay que hacer para ir en ayuda de la gente es a través de los recursos generales de la nación y lo lógico es que los que más tienen aporten para los que menos tienen”.

—¿Detrás de su propuesta subyace la idea de otra reforma tributaria?

“No, lo que está detrás de mi propuesta es que se pueden reasignar gastos. ¿Vamos a pagarle las universidades al 20% más rico o podemos ocupar esa plata para ayudar a los que tienen bajas pensiones?”.

—Pero las reasignaciones tienen un límite y el ministro Valdés ya dijo que no hay plata.

“Lo que uno tiene que hacer es priorizar y decir qué quiere hacer”.

—Con Alfredo Moreno en la CPC, ¿ve un aliado?

“Los aliados se consiguen en la medida en que uno haga las cosas bien. No hay personas particulares que por su condición van a ser aliados o no van a ser aliados. El presidente de la CPC va a ser aliado de las buenas políticas públicas y de las instituciones que lo hacen bien. De las malas políticas públicas y. las instituciones que lo hacen mal, no”.

 

“Hago el mea culpa por nosotros, pero quienes toman las decisiones son las autoridades políticas”

—Cuando el Gobierno argentino expropió los fondos previsionales en 2008 ¿ustedes pensaron que nuestra clase política era muy distinta a la argentina y que nunca iba a poner estos temas sobre la mesa? ¿Fue reactiva la actitud del empresariado frente al tema previsional?

“Yo creo que el país en general ha sido reactivo en esta materia, los problemas que hoy enfrentamos, de que las pensiones no responden a las expectativas de la gente, es algo que ya la Comisión Marcel había planteado en 2006 y todos los actores, incluidas las AFP, fuimos pasivos y no nos preocupamos de demandarle al Estado, que era el que debía encausar este tema. Hay una culpa no menor de las AFP que son las que más entendemos de este tema, de no darnos cuenta qué situación venía en el largo plazo, no nos supimos anticipar como país y no estuvimos dispuestos a tomar la medidas”.

—¿Y qué hubiera hecho usted?

“Lo que todo el mundo está conversando hoy día: esto no resiste con tasas de cotizaciones del 10% cuando vemos que los promedios de los países desarrollados están cercanos al 20%. Entonces, hace quince años había que haber aumentado de forma paulatina las tasas de cotización. Es imposible que con el nivel de cotizaciones que tenemos pudiéramos responder a las expectativas de la gente, dado el aumento de los salarios reales, dado el aumento de las expectativas de vida. Eso lo sabíamos hace muchos años, lo sabían los gobiernos, los parlamentarios, lo sabíamos nosotros. Yo hago el mea culpa por nosotros, pero quienes toman las decisiones son las autoridades políticas y nadie hizo absolutamente nada”.

—¿Era necesario este remezón para reconocer lo que estaba pasando con las pensiones?

“Me da la impresión de que el remezón fue necesario para que tomemos acciones. Como yo comentaba al comienzo, estos problemas se detectaron desde la comisión Marcel y precomisión Marcel, y como país no hicimos nada. ¿Tomamos acciones? No”.

—En el caso argentino fue fácil expropiar los fondos ahorrados en las AFJP porque la mayoría de las personas ni siquiera sabían que esa plata les pertenecía. En el caso chileno, hay una serie de estudios de opinión que demuestran que hay un gran número de ahorrantes que tampoco saben que los fondos les pertenecen. ¿Qué hizo durante todo este tiempo la industria?

“La industria ha hecho muchas cosas buenas y hay otras que no ha hecho. Lo que hizo la industria en la primera etapa fue dedicarse a administrar de manera muy eficiente los fondos. Y por Dios que se administró de forma eficiente. Además, aclarémoslo: ¿qué escándalo ha habido, qué uso indebido de los fondos ha habido? Nunca, no hay nada. De cada cien que tiene alguien en su cuenta individual, setenta es rentabilidad. Es decir la industria lo ha hecho bien. En el resto en comunicar a la gente que son propietarios de los fondos, hay falencias, hay que asumirlo. Hay algunos que parece que hicieron el curso de Dios, pero yo no sé dónde lo dictan, pero por lo menos a mi no me han invitado”.

—¿Hubo algo de autocomplacencia por las altas rentabilidades de los fondos administrados, sobre todo en los primeros años del sistema?

“Más que autocomplacencia, falta de visión, porque aquí se preocuparon de ser muy eficientes en rentabilizar y cuidar los fondos, los ahorros de la gente se han rentabilizado y nadie les ha pegado ni un zarpazo, lo que no pasa en otras cosas”.

—El ex subsecretario de Previsión Social de Sebastián Piñera, Augusto Iglesias, señaló que se había sobrevendido el sistema y usó como ejemplo el hecho de que hasta hace un año, las AFP seguían. haciendo publicidad con la imagen de adultos mayores con chaleco polo amarrado al cuello, pescando en un lago con sus nietos. ¿Qué le parece esa crítica?

“Si de mí hubiera dependido, yo no hubiera hecho ese tipo de publicidad, no corresponde a la realidad”.

“Por qué voy a ceder la plata de otro, si yo no soy el dueño de esas lucas”

Esta semana, la CPC dio a conocer una propuesta para mejorar las pensiones que, en lo grueso, plantea aumentar la tasa de cotización obligatoria en 3 puntos porcentuales, más un nuevo mecanismo de ahorro voluntario que agregue otros 3 puntos. Todo esto para las cuentas individuales. Además, se propone elevar la edad de jubilación de las mujeres a 65 años.

—¿Con la propuesta de la CPC se agudiza un debate que parecía acotado a un tema puntual, que era el destino de los cinco puntos adicionales de cotización que planteó la Presidenta?

“No, es un muy buen aporte a la discusión y así como está la propuesta de la CPC están todas las propuestas que han salido y que pueden salir. Yo creo que todas hay que valorarlas en su mérito”.

—Pero sí hay una discrepancia entre la propuesta del empresariado y la del Gobierno. El Gobierno ha sido claro en que esos cinco puntos adicionales no van a ir completo a las cuentas individuales. ¿Ustedes están dispuestos a ceder en esa materia?

“Pero por qué voy a ceder yo la plata de otro, si yo no soy el dueño de esas lucas los dueños de las lucas son los trabajadores”.

—¿El Gobierno entonces tiene que ceder en este punto?

“No, yo no tengo que ceder ni que aprobar, lo que yo estoy diciendo es que los dueños de las lucas son los trabajadores yo no voy a decidir por ellos, no tengo esa pretensión”.

—Si los cinco puntos adicionales de cotización fueran a un fondo común, ¿podríamos hablar de una forma de expropiación parcial de los recursos de los trabajadores?

“Si ese 5% no va a las cuentas individuales significa en castellano que yo me estoy quedando con una parte de las lucas de los trabajadores para hacer algo que puede ser bueno, pero lo estás haciendo con las lucas de otro. Y no hay nada más fácil que disponer de las lucas de otro para hacer cosas loables y cosas buenas”.

—Respecto de la propuesta de la CPC ustedes dijeron que la valoraban, pero que íbamos a tener que ver si los empleadores eran capaces de aportar ese ahorro adicional que plantea, sobre todo considerando que en el mundo de las pymes podría tener un impacto distjn to que en las grandes empresas…

“Evidentemente que tenemos que ver que en la práctica funcione. Esa es una buena idea, pero hay que ver que las buenas ideas se puedan traducir en cosas efectivas en la práctica”.

—¿Ve que es viable sacar un proyecto antes de abril o mayo, o antes de que empiece de lleno la campaña electoral?

“No veo una viabilidad en el muy corto plazo. No veo factibilidad de sacar un acuerdo en tres meses. Pero aquí juguémonos nuestro mayor esfuerzo, pongamos nuestra mayor voluntad, capacidad”.

—Considerando que las expectativas de vida son cada vez más altas, ¿Cree que es imposible que el país en algún momento requiera volver a un sistema de reparto?

“Yo creo que sin ninguna duda, el sistema de reparto no es la solución para Chile ni para ningún país. Probablemente hace 50 años podría haber sido, pero hoy y a futuro es completamente imposible. En realidad no imposible, es completamente regresivo”.

—¿Es factible pedirle hoy a la gente que cotice más si consideramos que los sueldos en Chile son bajos?

“Yo creo que la capacidad de ahorro sin ninguna duda es baja, pero día a día se va incrementando, entonces hay que medir los esfuerzos en la medida que sea razonable”.

—Una cosa es defender el sistema de capitalización individual y otra defender las AFP. ¿Qué es más importante? “El sistema de capitalización individual”.

—¿Por qué?

“Porque la gente de clase media solo tiene dos bienes: su vivienda y sus ahorros. Hay que defender sus ahorros y sus ahorros están en el sistema de capitalización individual”. Hay una culpa no menor de las AFP. que son las que más entendemos de este tema de no darnos cuenta de qué situación venía en el largo plazo, no nos supimos anticipar como país y no estuvimos dispuestos a tomar las medidas”.

 

Fuente: El Mercurio

VER TODAS LAS NOTICIAS>

NUESTROS ASOCIADOS