Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

Columnas y Entrevistas

Abordar el debate previsional

7 marzo, 2017

Sin duda, el año 2017, que se “inició” en marzo estará marcado por la discusión previsional. La irrupción de masivas movilizaciones en 2016 —cuestionando a las actuales administradoras por el bajo monto de las pensiones— dio lugar a un amplio debate y a diversas propuestas que debieran volver a enarbolarse en los próximos meses. El contexto eleccionario puede hacer más difícil una discusión serena y técnica, pero en el ámbito previsional los tiempos son muy relevantes y las definiciones debieran abordarse con la mayor prontitud.

Según cifras de la Superintendencia de Pensiones en 2016 se jubiló un total de 129.789 personas en el sistema de capitalización individual, considerando las pensiones por vejez, invalidez y sobrevivencia. Esta cifra es la más alta desde que se tienen registros y significa un aumento del 24,3% respecto de 2015, cuando se jubilaron 104.409 personas.

En este sentido, sería lamentable que el debate quedara postergado para después de las elecciones presidenciales, ya que no solo se perdería un valioso año para incrementar el ahorro previsional, sino que también se perdería la oportunidad de alcanzar un acuerdo más general que le daría más sustentabilidad hacia el futuro, tal como ha ocurrido en la propia materia previsional en el pasado.

En este sentido, son valiosas las palabras del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien hace algunas semanas señaló que espera lograr un acuerdo con el oficialismo y la oposición entre marzo y abril, para enviar el proyecto de ley al Congreso, con el fin de reformar el sistema de pensiones.

Si bien el propio ministro reconoce que es difícil alcanzar un acuerdo transversal en torno al proyecto —dado que las posiciones que existen en algunos casos son opuestas—, debiera avanzarse en aquellas en que existe mayor consenso técnico. Así por ejemplo, el aumento de la edad de jubilación y el incremento de las cotizaciones individuales no debieran esperar, más allá de la legítima discusión sobre cómo se administran esos recursos.

Lo que se debe tener muy claro es que en un escenario de transformación demográfica es necesario ser en extremo cautos frente a propuestas de reforma del sistema de pensiones que signifiquen un crecimiento importante de su componente de reparto, particularmente si el eventual financiamiento provendría de un impuesto al trabajo. Posiciones radicales como las esgrimidas por el colectivo “no+AFP” evidentemente carecen de cualquier factibilidad técnica pero existen posiciones intermedias (como la de destinar una parte del 5% adicional a un esquema solidario) que también apuntan en ese sentido. Como lo saben los países que cuentan con un sistema de reparto, su solución es pan para hoy y hambre para mañana, perjudicando precisamente a quienes contribuyen solidariamente hoy.

Es necesario ser en extremo cautos frente a propuestas de reforma del sistema de pensiones que signifiquen un crecimiento importante de su componente de reparto.

VER TODAS LAS NOTICIAS>

NUESTROS ASOCIADOS