Se va el 2020 y nos deja en una situación crítica para la economía del hogar, con una desocupación del 12,3%. Sin embargo, y ante la llegada de la Navidad, es necesario no descuidar el bolsillo y ordenarse. ¿Cómo hacerlo?

Estamos cerca de despedir este 2020, año que ha tenido varios desafíos para el bolsillo por la crisis sanitaria provocada por la pandemia del covid-19. La tasa desocupación nacional se ubica en 12,3% en el trimestre julio-septiembre, de acuerdo al INE, y más de 765 mil personas están con sus contratos suspendidos tras acogerse a la Ley de Protección del Empleo, detalla la Superintendencia de Pensiones.

Ante este escenario es clave cuidar las finanzas y ser cautelosos, especialmente cuando se acerca Navidad, y el propio Gobierno hizo un llamado a adelantar las compras, buscando evitar que los comercios colapsen o se llenen de personas, poniendo en riesgo la salud en plena pandemia. Pero, ¿cómo hacerlo? El estudio jurídico Defensa Deudores entrega cinco consejos:

1.- ANALICE SU SITUACIÓN: revise sus ingresos y egresos, ya que así podrá darse cuenta si tiene problemas y buscar una solución. ‘Muchas veces no tenemos claro cuáles son nuestros gastos porque no llevamos un registro claro de lo que hacemos con el dinero. Cuando no hay orden y un presupuesto mensual, detectar que algo anda mal será más difícil’, afirma Mario Espinosa, abogado y gerente general de Defensadeudores.cl. Que los ingresos no nos alcancen para llegar a fin de mes, tener que recurrir siempre a líneas o tarjetas de crédito y contar con deudas impagas son señales de alerta.

2.- PLANIFIQUE: se acerca la Navidad, festividad que suele significar importantes gastos para quienes acostumbran a hacer regalos a sus cercanos y tratar de cumplir con el obsequio que están esperando. Por eso es importante hacer una planificación de cuánto dinero se destinará para estas compras y los gastos pendientes. También considere eventos como el Año Nuevo y si deberá reservar un ítem para actividades vinculadas a vacaciones de verano.

3.- COMPARE: si necesita endeudarse es fundamental tomarse el tiempo para evaluar las diferentes alternativas de financiamiento, como pedir un crédito, recurrir a tarjetas o líneas de crédito. Fijarse en el costo total del crédito permitirá comparar y saber cuánto terminará pagando, considerando el monto y número de cuotas, y también la tasa de interés.

4.- RENEGOCIAR: si está atrasado con sus deudas, debe saber que existe la posibilidad de renegociar; este es un procedimiento que contempla la Ley 20.720 (Ley de Insolvencia y Reemprendimiento) y que se tramita ante la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento. En términos simples, consiste en acordar nuevas y mejores condiciones de pago con los acreedores, ‘que se ajusten a la realidad financiera del deudor’. Al renegociar, incluso, podría lograr una condonación de parte del capital adeudado y de los intereses. Esta alternativa se suele confundir con la repactación de deudas, concepto distinto, ya que este último se trata de un acuerdo que realiza directamente el deudor con su acreedor, sin que intervenga la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento. Se debe evaluar muy bien esta opción, puesto que la repactación aumenta el capital adeudado, sube la tasa de interés y se extiende el plazo para cubrir la deuda.

5.- QUEBRAR: la liquidación voluntaria o quiebra es otro procedimiento que contempla la Ley 20.720 en el caso de que la persona o empresa se encuentre insolvente. El deudor deberá entregar todos sus bienes a un liquidador —persona que es nombrada por la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento para este procedimiento—, ya que estos serán rematados y con la venta se buscará pagar a los acreedores.

Lo importante es que se puedan extinguir todas las deudas adquiridas antes de concretarse el procedimiento.

Fuente: El Mercurio
24 de noviembre 2020

Esta entrada fue publicada en Prensa.