Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

Noticias

Definiciones de la Superintendenta de Pensiones Tamara Agnic

4 mayo, 2015

¿Qué hacer con las pensiones en Chile?” fue el gran tema que cruzó en 2014 el debate entre todos los actores que, desde distintas posiciones, tienen algo que decir sobre el nivel y la calidad de las jubilaciones en el país. La pregunta, estimulada por la conformación de una comisión de alto nivel mandatada por la Presidenta Michelle Bachelet para proponer mejoras al actual sistema, y enmarcada en un diagnóstico transversal que reconoce que las expectativas de los afiliados superan lo que la realidad les ofrece, gatilló también en la Superintendencia de Pensiones una reflexión sobre su propio aporte a un modelo que, a todas luces, debiera ser más sustentable, digno y transparente.

Tal reflexión, alineada con un proceso interno de planificación estratégica, actualmente en pleno desarrollo, nos llevó a considerar lo que definimos como “ponernos en la vereda del afiliado”. Lejos de ser un ejercicio meramente empático y menos un desenfoque respecto del rol regulador y supervisor que le compete a la Superintendencia, esta mirada nos ha permitido revisar y actualizar con ojo crítico nuestra misión institucional.

La evidencia refleja que las pensiones son una de las preocupaciones más relevantes para la vida futura de las personas y también un área estratégica para la estabilidad del país, puesto que definen el modelo de desarrollo social que proyecta Chile hacia sus ciudadanos y al mundo. Y la misma evidencia nos muestra que, más allá de los promedios, existe un alto descontento ciudadano respecto no solo de los bajos montos de las jubilaciones, sino también de lo difícil que les resulta a los afiliados, pensionados y beneficiarios entender cómo funciona el sistema.

No obstante, en la desalineación de expectativas todos tenemos responsabilidades: gobierno, administradoras de fondos, supervisores y los mismos cotizantes.

El escenario político, social y económico de los años 80, cuando nació el sistema, e incluso de los 90, es muy distinto al que enfrentamos hoy. Claramente, hay que hacer ajustes a un modelo que fue pensado para otra realidad en materia de flujo de capitales, rendimientos económicos, oportunidades de inversión y dinámicas de negocio; y que -tan crucial como lo anterior- tampoco supo explicar a los afiliados en qué condiciones sí se obtendrían tasas de reemplazo de 70%, ni se hizo cargo de educarlos para que pudiesen no solo entender, sino contar con herramientas para tomar decisiones activas e informadas sobre sus necesidades particulares de ahorro previsional.

El sistema es perfectible y, en ese marco, a través de un proceso interno y participativo aún en marcha, la Superintendencia de Pensiones ha identificado tres ejes iniciales que guiarán la redefinición de su visión institucional: ser una institución confiable y de excelencia, pero además cercana al afiliado; velar por el correcto funcionamiento y perfeccionamiento del sistema de pensiones y del seguro de cesantía, con un nuevo énfasis en la dignidad y sustentabilidad de los mismos; y propiciar una mayor difusión, que fortalezca la entrega de beneficios adecuados y oportunos. Todo lo anterior con el fin de favorecer una mejor calidad de vida para la ciudadanía.

La potestad normativa acerca de cómo se constituye un sistema que resuelva las necesidades de sus pensionados la tienen los organismos legisladores. A la Superintendencia le compete que se cumplan las reglas del juego y que no se afecte negativamente a los jubilados actuales y futuros, escenario en el que está llamada a jugar un rol que aporte en vanguardia, en supervigilancia para evitar abusos y en prevención de efectos nocivos o perjudiciales sobre las pensiones.

A partir de los lineamientos anteriores, la misión de la Superintendencia se está reenfocando hacia objetivos que, sobre la base de su rol legal como organismo regulador y supervisor, pongan al centro a los afiliados en sus diversas etapas –activos, pasivos y pensionados-, de manera tal de resguardar sus intereses, no solo a través de una fiscalización eficiente y oportuna, sino además con un fuerte énfasis en la educación previsional.

No se trata solo de “mejorar la imagen del sistema”, sino de avanzar hacia un modelo que se haga cargo de las necesidades de todos los grupos a los que beneficia y que permita pasar de un afiliado crítico de las condiciones actuales, a uno informado y empoderado, que pueda desenvolverse como sujeto activo en la decisión de inversiones para su futura jubilación.

En esta tarea todos los esfuerzos son significativos y la generación de confianzas es el elemento base que debiera amalgamar visiones diversas. En esa línea, el lanzamiento de este nuevo medio de comunicación de la Asociación de AFP puede jugar un gran rol en los desafíos que se nos avecinan.

VER TODAS LAS NOTICIAS>

NUESTROS ASOCIADOS