Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

El Sistema

El Sistema / Características del Sistema

El objetivo del Sistema de Pensiones es proveer ingresos de reemplazo para los trabajadores que dejan la vida activa o laboral y cubrir los riesgos de invalidez (total o parcial) y de muerte del trabajador (sobrevivencia), de manera de proteger al afiliado y a su grupo familiar.

Se basa en el ahorro y la capitalización individual de los trabajadores, quienes cotizan en las AFP en forma obligatoria y también voluntariamente, esto último dependiendo de factores como el interés en incrementar la pensión, la necesidad de jubilar anticipadamente o por las llamadas “lagunas previsionales”, que corresponden a los períodos no cotizados en la vida laboral, por cesantía u otros motivos.

En el sistema de pensiones los trabajadores son dueños de su ahorro previsional y en ellos recae la responsabilidad de preocuparse de su pensión, sin perjuicio que el Estado garantice un aporte previsional solidario. El sistema otorga libertad de elección a los afiliados, de tal forma que el trabajador puede elegir la administradora que gestione sus ahorros previsionales y cambiarse cuando lo desee, así como la edad a la que quiere pensionarse (jubilación por vejez o anticipada) y la modalidad de pago de su pensión (retiro programado, renta vitalicia, renta temporal con renta vitalicia diferida y retiro programado con renta vitalicia). Asimismo, puede elegir el Tipo de Fondo en donde invertir sus ahorros.

El sistema de pensiones chileno es uniforme en la aplicación de las normas para todos los afiliados y establece directa relación entre las contribuciones de los trabajadores y los beneficios obtenidos. La administración de los fondos es privada y está a cargo de sociedades anónimas especializadas, denominadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), que están destinadas a crear condiciones de competencia y responsabilidad para mejorar la calidad del servicio.

Actualmente, las AFP administran cinco fondos conformados por las cotizaciones de los trabajadores, las que se depositan en la cuenta individual de cada uno de ellos, constituyendo así el Sistema de Fondo de Pensiones. En el sistema de pensiones existe una total separación entre la sociedad administradora y los fondos que administra. De esta forma, la contabilidad de los fondos se lleva por separado de aquella de las AFP, de modo que el dinero acumulado en la cuenta de capitalización individual es de propiedad de cada trabajador afiliado y opera como patrimonio independiente al de la Administradora.

El Estado cumple un rol subsidiario (garante) y contralor del sistema, valiéndose de organismos como las Superintendencias de Pensiones y de Valores y Seguros.

En marzo de 2008 fue promulgada y publicada en el Diario Oficial la ley de la Reforma Previsional, uno de los cambios más profundos que ha tenido el sistema de pensiones chileno en muchos años, reforzado por el esquema de Tres Pilares. El primero, conocido como Pilar Solidario, apunta a proteger a aquellas personas que no ahorraron para su vejez en ningún sistema de pensiones o lo hicieron en magnitud insuficiente, financiado con recursos públicos; el segundo, conocido como Pilar Contributivo, de ahorro obligatorio y capitalización individual; y el Pilar Voluntario, donde los cotizantes pueden realizar ahorro de forma planificada y voluntaria, de acuerdo a las necesidades de pensión o de anticipación de la jubilación que tengan.

La ley estableció una secuencia en el tiempo para la vigencia plena de la normativa, partiendo con las disposiciones contempladas para el Pilar Solidario -que comenzó a regir en julio de 2008-, con el pago de la Pensión Básica Solidaria para todas aquellas personas que, por algún motivo, no cotizaron en ningún sistema de pensiones. En 2012, y en forma gradual, comenzaron a incorporarse los trabajadores independientes al sistema de pensiones, integrándose al Pilar Contributivo o de ahorro obligatorio y capitalización.

 

Pilar Contribuitivo

El sistema de pensiones se basa, desde sus inicios, en la capitalización individual obligatoria del ahorro previsional de los afiliados, esto es, que cada trabajador efectúa mensualmente un aporte previsional del 10% de su remuneración.

Estos aportes son acumulados en una cuenta de capitalización individual que aumenta de acuerdo a los aportes que realiza el trabajador y a la rentabilidad obtenida con la inversión de sus fondos. El dinero acumulado en la cuenta es de propiedad de cada trabajador afiliado y opera como patrimonio independiente de la AFP.

Tras la Reforma Previsional y a partir de 2012, los trabajadores independientes, que reciben rentas a través de boletas de honorarios o boletas de servicios a terceros, también se incorporan al sistema de ahorro obligatorio. Cabe recordar que en Chile los trabajadores independientes no estaban obligados a ahorrar en el sistema de pensiones. Así, entre 2012 y 2014, estos trabajadores cotizarán voluntariamente por el 40%, 70% y 100% de sus rentas a honorarios, respectivamente, y a partir de 2015 todos ellos se integrarán al sistema de pensiones, con sus derechos y obligaciones.

La reforma estableció la excepción de cotizar a los trabajadores independientes que así lo manifiesten ante el Servicio de Impuestos Internos, entre los años 2012 y 2014; a aquellos con renta imponible anual menor al ingreso mínimo; a los dependientes que cotizan todos los meses por el tope imponible; y a los independientes hombres que al 1° de enero de 2012 tenían 55 años o más y a las mujeres que, a esa misma fecha, tenían 50 años o más.

A las excepciones anteriores también se suman los afiliados al Instituto de Previsión Social, a Dipreca o Capredena. A pleno régimen de la ley, los trabajadores independientes impondrán, anualmente, por el 80% del conjunto de las rentas brutas del año anterior, gravado de acuerdo al Art. 42 N° 2 de la Ley de la Renta.

Por otra parte, la reforma también estableció un beneficio para los jóvenes que aportan para su pensión: el subsidio previsional destinado. Este busca incrementar los ahorrados en edades tempranas de los afiliados considerando que estos son más importantes en el aumento de las pensiones que aquellos aportados en edades más adultas.

Los Trabajadores que pueden Beneficiarse son:

  • Tengan entre 18 y 35 años.
  • Tengan una remuneración igual o inferior a 1,5 veces el ingreso mínimo mensual.
  • Estén dentro de los primeros 24 meses de cotizaciones, continuas o discontinuas desde la afiliación al Sistema de Pensiones.
  • Para las mujeres, la reforma creo el bono por hijo, beneficio que incrementa el monto de la pensión de la mujer a través del otorgamiento de un bono por cada hijo nacido vivo o adoptado. Todas las mujeres tienen derecho a recibirlo, siempre y cuando cumplan con los requisitos legales.

Pilar Voluntario

El objetivo del Pilar Voluntario es incentivar al afiliado que realice ahorro adicional al 10% obligatorio, con el propósito de incrementar la pensión autofinanciada del Pilar Contributivo.

También esta acumulación de fondos adicional permite reunir los fondos necesarios para adelantar la edad de jubilación y disminuir los efectos de períodos de no cotización.

A los incentivos ya existentes, la Reforma Previsional en el 2008 introdujo cambios en materia de ahorro previsional voluntario, entregando por parte del Estado un bono para fomentar el ahorro en los sectores de ingresos medios y bajos de la población, cuyos sueldos no están afectos al impuesto a la renta o tienen una tasa de impuesto baja. Asimismo se incorporó el APVC o Ahorro Previsional Voluntario Colectivo.

Si deseas más información, te invitamos a revisar la sección Ahorro Voluntario

Pilar Solidario

Las pensiones básicas solidarias de vejez e invalidez conforman una parte del “pilar solidario” de la reforma de pensiones, cubriendo a las personas que no efectuaron ahorros para financiar su pensión. El sistema solidario considera además el Aporte Previsional Solidario (APS) de vejez e invalidez. El sistema de pensiones solidarias también incluye casos de pensión de sobrevivencia.
Estas nuevas fórmulas reemplazaron a las pensiones asistenciales y la garantía estatal de pensión mínima, mecanismos a través de los cuales se daba cobertura a quienes no podían financiar su pensión o ésta era inferior a la pensión mínima.

Pensión Básica Solidaria (PBS) de Vejez e Invalidez:

  • Está dirigida a aquellas personas que no tengan derecho a pensión en algún régimen previsional y que cumplan determinados requisitos. La ley establece el pago de la Pensión Básica Solidaria (PBS) para las personas que no ahorraron para obtener una pensión.

Requisitos para Obtener una PBS:

De Vejez:

  • Tener 65 años o más.
  • No recibir pensión de una AFP o del IPS.
  • Tener 20 años de residencia en Chile a partir de los 20 años de edad.
  • Haber vivido en Chile 4 de los últimos 5 años antes de la solicitud de pensión.
  • Integrar un grupo familiar perteneciente al 60% de menores ingresos de la población.

De Invalidez:

  • Estar declarado como inválido por la Comisión Médica de Invalidez.
  • No tener derecho a pensión en algún régimen previsional.
  • Tener entre 18 años y menos de 65 años.
  • Haber vivido en Chile 5 de los últimos 6 años antes de la solicitud de pensión.
  • Integrar un grupo familiar perteneciente al 60% más pobre de la población.
  • Para calificar entre el 60% más pobre se requiere tener un puntaje igual o menor a 1206 puntos en el Puntaje de Focalización Previsional. La PBS se inició con $ 60 mil mensuales, en julio de 2008, y luego pasó a $ 75 mil en julio del año 2009. En julio de 2012 alcanzó los $80.528 y actualmente está en $93.543.

Aporte Previsional Solidario (APS) de Vejez e Invalidez.

APS de Vejez:

  • Está destinada a las personas que tengan derecho a una o más pensiones regidas por el DL N°3.500, y cuya pensión base sea inferior a la Pensión Máxima con Aporte Solidario (PMAS), cuyo monto alcanza actualmente los $291.778.

APS de Invalidez:

  • Está destinada a personas declaradas como inválidas, que no reciben pensiones de otros regímenes previsionales y cuya pensión de invalidez, más alguna otra del mismo régimen, sea inferior a la PBS de Invalidez.

Requisitos para Obtener un APS:

De Vejez:

  • Tener 65 años de edad.
  • Tener derecho a alguna pensión en algún régimen previsional.
  • Que la pensión autofinanciada o la suma de las pensiones que reciba sea inferior a la PMAS vigente.
  • Durante el primer año de aplicación de la reforma el pensionado debía ser parte de un grupo familiar perteneciente al 40% más pobre de población, porcentaje que en 2012 subió al 60% de la población más pobre.
  • Tener 20 años de residencia en Chile, desde los 20 años de edad, y 4 de los últimos 5 años en Chile. Con 20 años de aportes en sistemas de pensiones en el país se cumple este requisito.

De Invalidez:

  • Tener entre 18 y 65 años de edad.
  • Haber sido declarado inválido por las Comisiones Médicas de la Superintendencia de Pensiones.
  • Durante el primer año de aplicación de la reforma el pensionado debía ser parte de un grupo familiar perteneciente al 40% más pobre de población, porcentaje que en 2012 subió al 60% de la población más pobre.
  • Acreditar residencia en Chile en 5 de los últimos 6 años desde que se solicita el beneficio.
  • Que la suma de la Pensión de Invalidez, más cualquier otra pensión que reciba del Sistema de AFP, sea inferior a la Pensión Básica Solidaria de Invalidez ($82.058 desde julio 2012).

Rentabilidad de los Fondos de Pensiones:

  • Las administradoras pueden gestionar 5 fondos de pensiones, labor que comprende la recaudación de las cotizaciones de los afiliados, su abono a las respectivas cuentas individuales, la inversión de los recursos generados por dicha recaudación, entre otras funciones.

NUESTROS ASOCIADOS