El experto defiende que en este momento «Chile debería seguir pensando en establecer una reforma estructural del sistema de pensiones». Cuando lo mira como una «cuestión de política interna», Pablo Antolin ve sin sorpresa que en Chile se esté discutiendo sobre un cuarto retiro de los fondos previsionales. Pero cuando lo mira desde la perspectiva de que «la mayoría de los chilenos no van a tener ahorros previsionales el día que se jubilen», el encargado de Pensiones Privadas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dice -desde París, al otro lado del Zoom- que se sigue sorprendiendo. – ¿Cómo ve que Chile esté discutiendo sobre un cuarto retiro de los fondos de pensiones?- Nosotros siempre hemos dicho que debería haber una legislación específica para permitir el retiro de fondos en circunstancias individuales y excepcionales. Son mensajes que hemos enviado no solo con Chile, sino en general. Siempre hemos dicho que el acceso temprano a los fondos debe ser una medida de último recurso y siempre basada en una legislación que exista, porque entendemos que en esas circunstancias excepcionales puede ser necesario. Lo que habría que hacer es discutir esas circunstancias excepcionales. En base a eso, que se esté discutiendo el cuarto retiro en Chile, que no cumple lo que siempre hemos dicho en la OCDE y que son las prácticas generales en la mayoría de estos países, pues obviamente pensamos que no es correcto. – Cuando Chile discutió el primer retiro sugirieron mirar estas legislaciones, y pasó lo mismo con el segundo y el tercero. Cuando vamos en el cuarto, ¿siguen recomendando esto?- Chile debería seguir pensando en establecer una reforma estructural del sistema de pensiones que satisfaga a los distintos grupos que son parte del sistema. Todo lo que sean medidas coyunturales que no sean estructurales son, en cierto sentido, equivocadas. Cualquier reforma coyuntural o medida coyuntural tiene que ser parte de un proyecto a largo plazo, estructural, y cada vez que se discute un retiro en Chile se dan argumentos completamente distintos, lo cual, en cierto sentido, demuestra que no es parte de un plan a largo plazo, sino que es una cuestión coyuntural. – ¿Qué significa para el futuro del sistema chileno que ya estemos hablando de un cuarto retiro?- No voy a especular en lo que podría llevar posteriormente, pero al día de hoy -según los datos que publica la Superintendencia y el Banco Central chileno- lo que significa es que la mayoría de los chilenos que se jubilen en el futuro no van a tener suficientes ahorros previsionales. Y si ese era el punto de partida del problema del sistema de pensiones chileno, que la gente no tenía suficientes ahorros para tener una pensión que ellos creían que era la necesaria para vivir cuando se jubilaran, pues lo que se ha hecho es hacer el problema mucho mayor. – El superintendente de Pensiones ha planteado que 3,8 millones de personas ya no tienen saldos en sus cuentas de las AFP y que con un cuarto rescate se podría llegar a 5,6 millones. ¿Cómo se enfrenta esto?- Esto se enfrenta sentándose todas las partes que existen en el país a discutir un sistema de pensiones en el cual se promueva el ahorro de los individuos. – ¿Cuánto va a costar recuperar los ahorros perdidos? ¿ Tienen algún cálculo en la OCDE?- No hemos hecho cálculos, nosotros hacemos cálculos en base al segundo retiro. Pero, obviamente si usted se va a los datos que tiene la Superintendencia y si divide todo el monto que se ha retirado de las cuentas individuales con todos los individuos en edad laboral puede calcular la cantidad de dinero que necesitaría entrar al sistema. Seguro que son varios porcentajes del Producto Interno Bruto. El único de la OCDESi bien al comienzo de la pandemia eran varios los países en que se proponía acceder a los fondos de pensiones para enfrentar la crisis, Antolin aclara que dentro de la OCDE, los que no tenían legislaciones preexistentes que autorizaran rescates extraordinarios, introdujeron leyes basadas en circunstancias extraordinarias. – ¿En los países que también estaban recurriendo a sus ahorros previsionales para enfrentar la pandemia, el debate ha seguido un curso similar al de Chile?- El único país de la OCDE que ha implementado el acceso prematuro a los ahorros de jubilación sin ninguna restricción, o sea sin ninguna condicionalidad, es Chile. Los americanos y los australianos lo introdujeron con condicionalidades, y muchos otros países. Pero Chile lo hizo con el primero, el segundo, el tercero, y no sé cómo terminará el cuarto, sin ninguna condicionalidad. – Pero en la región veíamos, por ejemplo, que Perú estaba en una situación similar a Chile.. .- Sí, pero obviamente Chile tiene que compararse con los países de la OCDE, que es la comunidad a la que pertenece. Perú no tuvo condicionalidad en el primero, en el segundo y en el tercero sí que impusieron cierta condicionalidad. Aparte tenían que pagar impuestos, pero eso no es condicionalidad, eso es sencillamente aplicar las reglas. – Gabriel Boric volvió a plantear el tema de los impuestos para este evento al cuarto retiro. ¿Cuál es su visión al respecto?- Son las normas, eso no es condicionalidad, eso se tiene que aplicar. Lo que era también bastante sorpresivo (en los retiros anteriores) es que se permitiera sacarlos de los fondos y no cobrar impuestos. Obviamente, hay mucha gente que sacó, lo necesitaba, y no tenía que pagar impuestos porque está por debajo, pero hay otros que lo sacaron y sus rentas están muy por encima, porque no había condicionalidad basada en el nivel de ingresos, en el nivel de renta y en la necesidad. Reformas comprensivas- ¿ Cuál es su opinión de que el Gobierno busque dividir la reforma previsional para priorizar el aumento del Pilar Solidario?- En la OCDE siempre hemos argumentado que las reformas tienen que ser comprensivas, tiene que ser una reforma del todo, porque no hay política en la cual esto es mejor que esto, sino que cada medida tiene sus pros y sus contras, y el conjunto hace que se vayan acoplando las distintas cosas y se lleve a una sinergia positiva. Pero si uno coge lo que le gusta y deja lo que no le gusta, todo eso rompe esa compaginación entre los distintos componentes de la reforma que en su conjunto da una sinergia positiva. – ¿Qué recomendaciones le daría a los candidatos a la presidencia para enfrentar el debate previsional?- Que lo discutan abierta y transparentemente, qué es lo que tienen y cómo van a intentarlo. Que hablen no solamente de lo que quieren, sino de cómo piensan implementarlo. Está claro que todos, tanto la izquierda como la derecha como el centro, en cualquier país, lo que quieren es mejorar las pensiones de los ciudadanos. En eso estamos todos de acuerdo. La cuestión es cómo, cómo se implementa y dónde caen los costes. – ¿Ha faltado ese diálogo en Chile?- En Chile y en muchos países de la OCDE.

Esta entrada fue publicada en Noticias.