Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

Destacados

“Es importante mantener los puntos rescatables del actual proyecto de Reforma Previsional: el foco en la mujer, los independientes y mejorar las pensiones más bajas ahora”

5 abril, 2018

Como un “gran honor”, pero también como un “enorme desafío”, define Andrés Santa Cruz, presidente de la Asociación de AFP, el haber asumido el liderazgo del gremio en momentos tan cruciales. Lleva poco más de un año como principal representante del sector, y enfrentó primero la discusión del proyecto de Reforma Previsional del gobierno de Michelle Bachelet, y ahora le toca encabezar nuevamente este proceso, en el segundo mandato del Presidente Sebastián Piñera.

“La verdad es que lo que me llevó a aceptar esta responsabilidad fue que no tengo ninguna duda que en el país hay tres temas fundamentales que solucionar: el conflicto en La Araucanía, el debate constitucional y la reforma a las pensiones. Por lo tanto, encontré que éste era un desafío país en el que quería participar”, comenta, agregando que la posibilidad de ayudar a que Chile tenga un buen debatey una buena legislación para el sistema previsional, lo tienen muy entusiasmado.

¿Han tenido acercamientos con el futuro ministro del Trabajo, Nicolás Mönckeberg, o la próxima administración?

-Enviamos nuestras felicitaciones a los futuros ministros y esperamos reunirnos con ellos para darles a conocer nuestras propuestas una vez que estén en sus cargos. Lo más importante para nosotros, en un proyecto de esta magnitud -que tiene efectos en el corto, mediano, y largo plazo- es que lo que finalmente se apruebe sea producto de un consenso, de un acuerdo donde participe la mayoría de los actores políticos. El nuevo Ministro del Trabajo señaló que va a rescatar algunos puntos del proyecto de reforma del gobierno anterior.

¿Cuáles cree que son esos puntos?

-Todos los proyectos tienen puntos rescatables, y en éste varios están dentro de esa categoría. Por ejemplo, la importancia que se le da al tema de las mujeres, la necesidad de aumentar las pensiones ahora a segmentos que reciben los menores montos… Me parece que lo importante es construir sobre lo que existe; no tiene sentido borrar todo el trabajo que se hizo anteriormente sólo porque sea de otra tendencia política. Acá lo importante es que Chile tenga la reforma que se merece, una reforma a la altura.

La idea es que esta comisión pudiera evaluar que está pasando con las jubilaciones, las rentabilidades, expectativas de vida, y no estar sometiendo esto a proyectos de ley cada cierto tiempo.

En la discusión sobre las pensiones siempre ha pesado el factor ideológico, lo cual hace que a veces no haya piso político para avanzar, ¿cómo solucionar esto?

-Creo que estamos hablando de una reforma muy seria, y por eso tenemos que legislar pensando en quienes se jubilan ahora, pero también en las futuras generaciones. De esta manera, no podemos darnos el lujo de no debatir todos los temas que están arriba de la mesa -como por ejemplo la edad de jubilación-, independiente de que sean populares o no, y debemos dejar que la sociedad en su conjunto dirima sobre ellos. No podemos pretender meter esos temas debajo de la alfombra.

El asunto es cómo se logra eso, cómo llegar a un acuerdo nacional.

-Los últimos treinta años han sido espectaculares para el país, y eso ha sido gracias a la construcción de acuerdos. Todos se han podido sentar a la mesa y han podido abordar la mejora a las políticas públicas, lo que permitió que el nivel de vida de todos los chilenos, mejorara. Entonces no perdamos de vista que la manera de seguir avanzando, y que nos siga yendo bien como país, es que busquemos puntos de encuentro entre todos los actores; que cuando nos sentemos en la mesa a dialogar, dejemos de lado la ideología, nuestros intereses particulares, y nos enfoquemos en lo que dice relación con el país y los chilenos.

Eso es todo un desafío, considerando que por lo general los beneficios a corto plazo son los que mandan.

-Tener una mirada país a largo plazo es fundamental. El enfoque cortoplacista es nefasto, porque lo que reditúa en la actualidad es denostar, acusar al boleo, y no podemos seguir por

 

La solidaridad debe venir por esencia del Estado

¿Por qué se han mostrado contrarios al punto del actual proyecto relativo a que el aumento de la cotización en 5% tenga lo que llaman “componente solidario”?

-Porque eso no es realmente solidario. Lo que se está haciendo es pedirle a la gente -a los chilenos que viven de un sueldo- que hagan solidaridad con otros chilenos que también viven de un sueldo. La solidaridad es el aporte de los que tienen más a los que tienen menos, no de los que tienen un poco más a los que tienen un poco menos. Desde ese punto de vista, éste es un proyecto regresivo, que en su esencia no tiene lo que entendemos como solidaridad, sino que es un traspaso de fondos entre chilenos que viven de un sueldo.

¿Cuál es su opinión sobre la iniciativa para crear un Consejo de Ahorro Colectivo?

-Crear un organismo estatal tiene dos implicancias negativas: la primera, es obligar a que los trabajadores paguen doble comisión, porque van a pagar la de las AFP y la de esta entidad. Lo segundo, es que la experiencia que tenemos en Chile con la administración estatal es pésima, y una muestra de ello es lo improbable que resulta encontrar a alguien que prefiera atenderse en un hospital público y no en una clínica privada, o estar en un colegio público versus uno privado.

¿Por qué cree que se llegó a un punto en el que se planteó “ni un peso más para las AFP”?

-Creo que ese pensamiento se origina en que la gente percibe que las AFP son las causantes de las pensiones bajas, y como industria no nos dimos cuenta de que, si bien nuestro mandato legal es administrar los fondos de los trabajadores -lo cual se ha logrado exitosamente, con altas rentabilidades- cuando llegó el momento de empezar a pagar las pensiones, éstas no alcanzaban el monto que esperaba el trabajador. En ese momento se responsabiliza a las Administradoras de un problema que en realidad tiene que ver con factores como la mayor expectativa de vida y las lagunas previsionales. Nosotros cometimos el error de no instalar esos temas arriba de la mesa.

Es importante aclarar para qué se va a crear una entidad estatal que va a tener un costo, cuando si esos recursos se pasan a las AFP, éstas los administrarían a cero costo. Así, de paso se cumple con esa idea de “ni un peso más para las AFP” y todos felices.

¿Entonces es más que nada un tema ideológico, de Estado versus privados?

-Claro, porque las AFP lo administrarían a costo cero, pero algunos prefieren tener un Estado cada vez más grande -pese a que no hace ningún sentido.

La importancia de la educación previsional

¿Qué tan distinto podría ser el escenario si la educación previsional hubiese sido prioridad desde el comienzo del sistema de capitalización individual?

Ése es un aspecto del problema que las AFP no recogieron. Si bien hemos visto cómo en los últimos años se ha incrementado, traíamos una falencia notoria en lo que se refiere a educación previsional.

¿Eso en que se ve reflejado?

-En que, por ejemplo, cuando en la actualidad todavía tenemos gente que al ser consultada respecto de si los dueños del dinero que se maneja en los fondos son o no los trabajadores,  ellos no saben qué contestar -y es un porcentaje relevante- es preocupante. Mucha gente no sabe que ese dinero les pertenece, que es su ahorro para su pensión, y que el día que ellos no estén lo van a recibir sus herederos legítimos o lo que la persona haya dispuesto.

¿Cómo piensan recobrar la confianza de los afiliados hacia las AFP?

-Es un camino largo y un tema no menor, que guarda relación con la educación previsional. En ese sentido, son un avance las cuentas públicas que están haciendo varias AFP. Todas las AFP debemos acercarnos a todos los afiliados, a toda la sociedad, a contarles qué es lo que hacemos, a que conozcan cuál es nuestro mandato, que es administrar su ahorro, y que si este ahorro aportado por los trabajadores es poco, nosotros no podemos hacer nada. Ahí el que debe hacer algo es el Estado poniendo recursos, y que es lo que se hace en todas partes del mundo.

La gran reforma a las pensiones

¿Cuáles son a su juicio los elementos que no pueden faltar en una buena reforma previsional?

-La gran reforma al sistema de pensiones debe incluir el aumento de la cotización, la cotización de los independientes, los incentivos para la jubilación tardía, reestudiar la edad de jubilación, y para ello creo que debemos crear una comisión de expertos independientes. La razón es que estos parámetros se van adecuando en el tiempo, ya que por ejemplo, la expectativa de vida sigue aumentando. Por eso necesitamos una mirada técnica además de tiempo, que es lo que se requiere para llegar a una solución.

Está el problema de los jubilados de hoy y de los que van a jubilar pronto.

-Para eso hay un solo camino: el Presupuesto de la Nación, porque está financiado por los impuestos, y los que pagan más impuestos son los que más tienen. Entonces para solucionar el problema de quienes tienen muy bajas pensiones, se debe acudir a los que más tienen, y eso se logra con los impuestos.

¿Y qué hacer con las críticas por las utilidades de las AFP?

-Lo que pasa es que las ganancias de las Administradoras tienen una distorsión, que es el encaje. A esto se suma que si las AFP no tuvieran utilidades, las pensiones subirían $7.000 por persona, ahí se ve que la solución no va por ahí. Por otro lado, no olvidemos que cuando uno crea un organismo estatal o una organización sin fines de lucro, las utilidades se sacan poniendo a amigos y parientes, o pagándose buenos sueldos. Hablemos de este asunto en castellano y no vengamos a hacer gárgaras con que algunos tienen utilidades y pagan impuestos, mientras otros obtienen utilidades pero las sacan con prebendas.

También está pendiente el proyecto de regulación para las AFP.

-Nosotros estamos de acuerdo en que todas las industrias necesitamos regulaciones, pero lo importante es que éstas no terminen asfixiando a un sector y que contribuyan a que exista la mayor transparencia posible. En ese sentido, todo lo que se quiera avanzar en esa dirección me parece perfecto. Ahora, hay otras cosas del proyecto en materia regulatoria que me parecen absurdas, como por ejemplo que el 25% de los sueldos de los gerentes de primera línea vayan a los fondos; eso es muy insólito.

Esperemos que cuando llegue el momento de abordar ese debate, prime la sensatez.

¿Por qué le parece tan absurdo?

-Porque la gente debe tomar en consideración que estamos hablando de inversiones a muy largo plazo, entonces no hay que mirar la rentabilidad mes a mes sino en períodos de cinco a diez años. Y ahí vemos que los fondos de los trabajadores nunca han perdido dinero.

Mayor participación de los afiliados

¿Qué le parece la idea de que los afiliados participen en los lineamientos de las políticas de inversión de los fondos o en la elección de directores?

-Para abordar el tema de las políticas de inversión lo más importante es tener gente que sepa de inversión, porque estamos hablando de un factor fundamental, que es la rentabilidad de los fondos. Tener participación en ese aspecto no me parece lógico. Ahora, distinto es que esa política de inversión sea clara, transparente y sea pública para los afiliados, lo cual me parece perfecto.

¿Y respecto de la elección de directores?

-Creo que las AFP no tienen ningún problema en que, existiendo una terna independiente y elegida con criterios técnicos, ésta se someta a la consideración de la comisión de usuarios. Eso sí, me parecería mucho mejor que esto se sometiera a la consideración de todos los usuarios.

 

 


VER TODAS LAS NOTICIAS>

NUESTROS ASOCIADOS