Según los expertos, la intervención de los bancos centrales mundiales que provocaron bajas en las tasas de interés favorecieron la recuperación. Sin embargo, los fondos A y B siguen en terreno negativo.
El fondo de pensiones E —el más conservador de los multifondos— consolidó la recuperación de su rentabilidad durante mayo, instalándose de nuevo en terreno positivo en lo que va del año. En 2020, al 21 de mayo, la rentabilidad promedio del fondo es de 3,35%, revirtiendo las pérdidas que se observaron durante marzo producto del impacto que generó la crisis del coronavirus en todos los fondos.

Pese a lo anterior, en términos acumulados, los fondos más riesgosos, el A y el B, no solo se mantuvieron en cifras negativas, sino que profundizaron sus caídas con resultados de rentabilidad de -11,70% y -7,92%, respectivamente, en el año. Mejores fueron los resultados acumulados de los multifondos C y D, que, pese a mantener cifras negativas, acotaron las pérdidas a mayo, con resultados de -3,50% y -0,18%.

Por administradora, en lo que va de 2020, en el fondo A Modelo muestra las mayores caídas de rentabilidad (-12,49%), mientras que en el B y el C las mayores bajas las muestra Cuprum (-8,64% y -4,39%, respectivamente). En el D el peor desempeño es de PlanVital (-0,81%). Para el E, la administradora con el mejor resultado es Modelo (3,73%). Solo considerando mayo, la rentabilidad del sistema en los fondos A y B cae 2,02% y 0,48%, respectivamente, pero el C, D y E muestran cifras azules: 1,60%, 3,37% y 3,37%, en cada caso.

Efecto tasas de interés

Según el gerente de estudios de la Asociación de AFP, Roberto Fuentes, el fondo E —que registra 1,1 millones de afiliados según datos de la Superintendencia de Pensiones— invierte el 96% de la cartera en instrumentos de renta fija local y 90% en renta fija local. Esto llevó a que se viera castigado por la incertidumbre de la emergencia sanitaria ‘que subió las tasas de interés de largo plazo y terminó reduciendo el valor de los activos de renta fija’. A eso se sumaron los movimientos de afiliados entre fondos, que alcanzaron niveles récord en abril. Fuentes agrega que luego la recuperación vino de la mano de la reducción de las tasas de interés, ‘consecuencia de las vigorosas intervenciones de política monetaria de las grandes economías y en función de perspectivas para las tasas de interés de mercado más benignas para la inversión en las economías de mayor tamaño’. Por su parte, Luis Méndez, de Banmerchant, complementa que el escenario es diferente para los fondos A y B, donde se espera un ‘comportamiento más volátil en el corto plazo, dado que la rentabilidad dependerá en mayor medida del comportamiento de las bolsas mundiales así como también del tipo de cambio’.

Sobre qué se puede esperar para los próximos meses, Axel Christensen, de Blackrock, señala que los mercados han mostrado señales de recuperación en línea con la reactivación de las economías grandes (Asia, Europa y EE.UU.) y que, de mantenerse, ‘es probable que la brecha de retorno del Fondo E y los fondos de más exposición a renta variable (A y B) se irá reduciendo’. Sin embargo, también advierte que ‘si se presentan nuevas oleadas de infección, es muy probable que se observen nuevas correcciones en bolsas y mercados emergentes’. Con todo, ‘lo que sí es bastante probable es que la renta fija siga con rentabilidades bajas (por lo bajo de las tasas de interés), pero mucho menos expuestas a correcciones de mercado’.

El Mercurio
26 de mayo, 2020