Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

Columnas y Entrevistas

Las AFP están por el cambio

1 marzo, 2015

Rodrigo Pérez siguió en la primera línea de fuego después de que terminara la administración del primer gobierno de derecha en  democracia. Volvió al sector privado, del que había saltado en marzo de 2010 a intendente de la VI Región, una de las más  golpeadas por el 27 F, y que en abril de 2011 fuera nombrado Ministro de Vivienda para continuar con la reconstrucción de las más  de 200 mil viviendas que botó o dañó gravemente el terremoto.

Pero el ingeniero no regresó a los directorios de empresas que tenía antes de convertirse en funcionario público, sino que aceptó  presidir la Asociación de AFP de Chile, en un año complicado para las 6 administradoras. Ad portas estaba la oferta del nuevo  gobierno de crear una AFP estatal y de introducir modificaciones al sistema.

¿Las AFP debieron hacer esa Pega de informar mejor?
Hay culpas compartidas, y una gran dificultad para transmitir un mensaje técnico que no es sencillo. Es responsabilidad también  del Gobierno, de las empresas, las dirigencias de los trabajadores, etc. Como sociedad no hemos puesto el tema de los adultos  mayores en la agenda pública, con la relevancia que debiera tener porque si hoy se pensionan 100 mil al año, en 5 años más serán  200 mil. La proporción de mayores de 60 años se va a duplicar en los próximos y eso implica un gigantesco desafío, no sólo en  pensiones, sino en todos los ámbitos de la vida diaria.

En los últimos 5 años han aumentado al doble las cuentas de ahorro voluntario, totalizando casi un millón y medio las cuentas de  APV, lo cual señaLa una mayor preocupación por contar con mejores ingresos en la vejez. ¿Se pudo haber trabajado antes esta mayor  conciencia sobre la necesidad de aumentar el ahorro?
Sí y tengo la percepción que en la juventud, al menos en sectores de ingreso medio alto, hay mayor conciencia de esto. Se ven más jóvenes que hacen APV, lo que abre una luz de esperanza. Pero esto va a requerir un esfuerzo muy grande de educación en el  colegio, la universidad y el trabajo. Tiene que ser parte de la capacitación laboral también. Sólo en la medida que exista una  mayor conciencia de la importancia de este tema, van a disminuir las lagunas previsionales y aumentar el APV.

Los Fondos de Los trabajadores tuvieron una rentabiLidad deL 14,5% en 2014, la cifra más alta desde 2009 cuando fue recuperación  de la recesión, y muy por encima de cualquier otro instrumento de ahorro y cuando, en contraste, la economía tuvo un crecimiento  mediocre. ¿Cree que eso suavizará las críticas al sistema?
La rentabilidad nominal de 14,5% en el 2014 es una muy buena noticia para los trabajadores chilenos. En un contexto de desaceleración económica, con la bolsa local con retorno real negativo y el dólar subiendo, este resultado, sumado a una rentabilidad real promedio del 8,6% en sus 33 años de historia, demuestran la tremenda fortaleza de nuestro sistema. Chile aparece  en los tres primeros lugares sistemáticamente en los rankings sobre sistemas previsionales en el mundo que publica la OECD. Este  resultado ayuda, pero hay que entender que la rentabilidad es fluctuante y que tenemos una cartera sana y diversificada para  enfrentar desafíos futuros.


LA DISOCIACIÓN

¿Cómo asume esta disociación entre altísimas rentabiLidades de los Fondos de los trabajadores y bajas Pensiones?
Las altas rentabilidades, que duplican las expectativas, han permitido mejorar las pensiones. Pero hay una serie de desafíos no  sólo en Chile, sino que en todo el mundo. Cuando viajé al Chile Day, los diarios en Londres venían a página completa hablando de  las pensiones porque la crisis es gigantesca por el fracaso de los sistemas de reparto en Europa. El gran tema es subir la  densidad de cotizaciones porque sólo 5,5 millones de los 9,5 millones de afiliados cotizan y eso impide que tengan una pensión de  acuerdo a sus expectativas. Las mujeres cotizan en promedio 15 años el 10% de su sueldo, para financiar una pensión por 30 años.  La matemática no da, ¡es imposible! Y los hombres cotizan por 24 años, cuando la vida laboral debiera ser por 40 años. Detrás de esto hay un mercado del trabajo con gran precariedad; un nivel de evasión de cotizaciones de casi el 19%, sub declaraciones,  especialmente en el sector público donde también hay daño previsional que fue corregido para quienes se quedaron en el antiguo sistema; una entrada de los jóvenes más tardía al mundo laboral; y un espectacular aumento de expectativas de vida que se traduce  en que con el mismo capital tengo que financiar un pensión por un 44% más de tiempo que hace 33 años. Adicionalmente, en Chile se cotiza poco más de la mitad que en la OECD. Tenemos la oportunidad de, preservando lo positivo, hacer ajustes que mejoren el Sistema.

David Bravo, presidente de la comisión que estudia cambios al sistema, dijo que “Independiente de lo que digan las cifras, la  percepción de la gente es una realidad” y la percepción es que el sistema es malo porque las pensiones son bajas. El promedio de  las pensiones autofinanciadas, sin aps, son $196 mil y el promedio de ingreso de los cotizantes son $628 mil al mes.
En primer lugar, lamento que se usen promedios distorsionados, que no reflejan la realidad, porque incluyen cifras que no son pensiones, como el Bono por Hijo; o segundas y terceras pensiones, o varios herederos de una misma pensión de sobrevivencia, etc. Lo segundo es que no se pueden comparar pensiones, con salarios de trabajadores activos. Dicho eso, las pensiones no cumplen con las expectativas, porque como dijimos antes no existe la densidad ni el monto adecuado de cotizaciones, para las condiciones actuales de sobrevida. No hay ningún sistema previsional contributivo que pueda funcionar si no se cotiza. Coincido con que tenemos que hacernos cargo de la percepción negativa, pero con un diagnóstico correcto y políticas públicas que no vayan a significar la ruina en el largo plazo, por un beneficio de corto plazo.


COMISIÓN BRAVO

Por la integración de la comisión Bravo, ¿Podría esperar propuestas radicales al estilo de las que hizo la comisión para reformar  las isapres?
Espero que no. Creo que ha hecho un buen trabajo y esperamos que tal como ocurrió en 2008, esta sea otra oportunidad para hacer  una buena reforma.

Se ha criticado que esta comisión excluyó a expertos en el tema como solange Bernstein, Augusto Iglesias o Salvador Valdés.
Son nombres que igual están aportando desde afuera con mucha propiedad. La presidenta nominó un buen equipo, que incluye expertos  internacionales. Confío en que las cosas se harán bien.

¿Cree que las propuestas van a ir más en la línea de incentivar el esfuerzo aumentando tasa de cotización y edad de jubilación, por ejemplo, o en la de introducir un nuevo pilar de “reparto” al sistema?
No tenemos datos para opinar sobre cuáles serían las propuestas.  David Bravo ha dicho que aún no hay acuerdo sobre las posturas. Me parece bien que haya extendido el plazo de enero a agosto porque es un tema muy complejo, que requiere mucho análisis y estudios.

¿Fue por eso o para evitar que un eventual mayor costo fiscal en pensiones tenga que incorporarse al presupuesto de 2016 este año?
Creo que necesitaban más tiempo. Está también en el programa de Gobierno fortalecer el pilar solidario, lo que me parece una muy buena idea, pero desconozco las restricciones presupuestarias en este tema.

¿Y que le parece introducir un nuevo pilar de “reparto”?
Pésima idea y la razón es muy simple, son muy atractivos en el corto plazo porque permiten mejorar las pensiones rápidamente, pero en el largo plazo son un barril sin fondo. Hoy tenemos más de 5 trabajadores activos por cada trabajador pasivo y sabemos con certeza que en 40 años más la relación será dos a uno. Por lo tanto, aun cuando sólo un porcentaje de la cotización se haga de reparto, será un pilar que va a ser pan para hoy y hambre para mañana. Si vamos al restorán, no dejemos la cuenta a nuestros nietos que ni siquiera están en la mesa hoy. Algunos olvidan, que en base estrictamente comparable, el actual sistema paga pensiones tres veces superior al antiguo de reparto.

¿Es partidario de aumentar el costo fiscal para mejorar las pensiones?
Aunque es un tema de política que no compete a las AFP, es una de las formas correctas para mejorar las pensiones. La reforma del 2008 fortaleció el pilar solidario, que la OECD llama de reparto, que se financia con ingresos generales de la nación y no con un impuesto al trabajo que sería tremendamente regresivo. No sólo injusto para las generaciones que vienen, que tendrán que pagar la cuenta con peores pensiones, sino que también porque el 80% de los trabajadores afiliados tiene tasa cero de global complementario. Demasiados puntos negativos y ninguno positivo si queremos subir las pensiones de los más vulnerables.

¿El Gobierno no ha tomado ninguna decisión sobre postergar que este año rija la obligación de los independientes de cotizar por el 100% de su renta. ¿le parece adecuado postergarlo?
Es importante que se mantenga de alguna forma la obligación de cotizar de los trabajadores a honorarios, porque hay muchos trabajadores dependientes que emigran a honorarios y dejan de cotizar. El Gobierno va a hacer una propuesta en abril, porque la ley tiene algunos problemas subsanables, pero lo consistente con la necesidad de disminuir lagunas previsionales es mantener la obligación de cotizar y ojalá pensemos incluso en cómo avanzar más allá de los trabajadores a honorarios, incluyendo a otros independientes.

La postergación de la creación de la AFP estatal, que está en el programa de Michelle Bachelet, hasta conocer el informe de la comisión bravo, ¿Es una buena o mala noticia?
Me parece razonable que también una medida de esa magnitud, que cambia la estructura de la administración de los fondos , se vea en conjunto con otras medidas que se van a proponer.

¿Cómo aprovecharán las AFP esta ventana de 8 meses que se abrió con la postergación del informe y las propuestas de la Comisión Bravo a agosto próximo?
Bueno, tenemos que seguir trabajando, dialogando y estudiando. Las AFP están por el cambio. Hemos hecho 20 propuestas a la Comisión Bravo. Adicionalmente, las propias AFP hicieron propuestas complementarias a las que hicimos como gremio. Creemos que el sistema requiere mejoras que vayan en la línea re reducir lagunas previsionales, aumentar el ahorro y en otros temas relativos al riesgo que asumen los afiliados y la educación previsional. En la medida en que la gente conozca el sistema, va a haber mayor presión para cotizar, se aprovecharán mejor una serie de incentivos y subsidios que existen y eso permitirá mejores pensiones.

EDUCACIÓN: El gran desafío

Ante tanta presión al cambio, ¿Hay peligro de quiebre en el gremio, como ocurrió con las isapres?
No hay diferencias de esa magnitud en las AFP. Compiten por rentabilidad, calidad de servicio y comisiones y hay una sana rivalidad entre ellas, pero los gremios son una instancia para ver más allá de las conveniencias de cada uno, y pensar en buenas política públicas para Chile. Y las AFP tienen que ser proponentes de cambios que mejoren las pensiones de todos los chilenos, manteniendo las fortalezas y sin poner al país en una situación de déficit fiscal y otros perjuicios.

El hecho que hayan entrado inversionistas extranjeros a cinco de las seis AFP y que han comprado caro, ¿no produce tensiones entre maximizar utilidades en el corto plazo y hacer concesiones a cambio de viabilizar el negocio al largo plazo?
No hay ninguna contradicción entre administrar la plata de los trabajadores, recibiendo una justa compensación por un buen trabajo realizado, y que esto sea al mismo tiempo un muy buen negocio para los trabajadores. Y de hecho así ha sido cuando uno ve que la rentabilidad histórica real se acerca al 9% real promedio anual en 33 años,¡espectacular!; y el costo promedio de las comisiones, según la OECD, está bajo el 30% del costo promedio que tienen los sistemas de administración de pensiones en el resto del mundo. Se han logrado niveles de eficiencia importantes.

Pero educar es caro y puede que sean muy rentables los Fondos, pero que no se haya gastado lo suficiente en educar y por eso hoy otorgan bajas pensiones y tienen mala imagen.
Más que caro, requiere de un esfuerzo de gestión muy grande. Y eso hay que hacerlo. Hemos propuesto una mesa de trabajo con el Gobierno para definir políticas de educación previsional. Ha habido varias reuniones y una de las 20 propuestas de las AFP es poner recursos para avanzar en educación previsional.

Rodrigo Pérez M.
Presidente de la asociación de AFP.

VER TODAS LAS NOTICIAS>

NUESTROS ASOCIADOS