Una de las opciones que evalúa el Ejecutivo es entregar un subsidio decreciente a los trabajadores con boleta a honorarios por algunos meses y que este sea devuelto al fisco posteriormente, como retención en la declaración de impuestos.

Los principales focos que incluirá el segundo plan de ayuda económica que anunciará el Gobierno, para mitigar el impacto de la pandemia del coronavirus en Chile, serán los trabajadores independientes, las familias vulnerables y las empresas. Al mediodía de hoy, el Gobierno daría a conocer el nuevo paquete. Este considera el fortalecimiento del Fogape con nuevos recursos para que pueda aumentar las garantías de créditos a empresas.

Además, se amplían los límites para que puedan acceder firmas de mayor tamaño. Una de las opciones es que el límite de ventas anuales para acceder a garantías sea significativamente superior a las 500 UF, que fue el umbral que se utilizó en el paquete económico para enfrentar en 2009 la crisis subprime. Por otra parte, el Ejecutivo anunciaría la creación de un nuevo fondo, cuyos recursos se destinarán directamente a apoyar a los trabajadores independientes y a las familias más vulnerables del país. Una de las fuentes de financiamiento, tanto del fortalecimiento del Fogape como del nuevo fondo, será la reasignación de gastos presupuestarios.

Las opciones para los independientes

Como los trabajadores independientes no quedaron cubiertos por las medidas de apoyo anunciadas en el primer paquete fiscal por US$ 11.750 millones, ahora la decisión del Ejecutivo ha sido explorar fórmulas para ir en ayuda de ellos. Los recursos saldrían del nuevo fondo y hay distintas opciones para concretar la ayuda. ‘La idea es hacerse cargo de ese grupo de trabajadores que se están viendo afectados y que nosotros, al igual que como hicimos con los dependientes, los estamos acreditando. Así como lo hicimos con este grupo, lo que nosotros tenemos que demostrar es que sus ingresos durante este período se estén viendo afectados respecto del período anterior. Justamente, estamos trabajando en un mecanismo que brinde protección’, anticipó ayer la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, en CNN Chile. Fuentes que participan en el diseño plan fiscal adelantan que la propuesta cubrirá a los trabajadores independientes informales, quienes podrían recibir el bono covid-19 de $50 mil por carga familiar. También se están afinando fórmulas para formalizar a este segmento. Se estima que dicho grupo hoy supera el millón de personas en el país.

También se analizan apoyos para casi medio millón de empleados independientes que emiten boletas de honorarios de forma periódica. Ahí, la alternativa que ha tomado fuerza en el Ejecutivo es entregar una especie de subsidio a ese grupo de trabajadores del sector privado, cuyas rentas regulares sean respaldadas con sus respectivas boletas a honorarios. Una de las opciones es que el beneficio que se entregue por algunos meses, que sea decreciente y que este sea devuelto posteriormente al fisco, a través del ahorro futuro de los mismos beneficiados, por medio de cotizaciones laborales, lo que implica una retención mayor en sus declaraciones de impuestos.

Fuentes de Gobierno indican que dicha fórmula podría implicar cambios a la actual ley que regula el pago de cotizaciones para seguridad social de los independientes, por la cual hoy se les descuenta a esos trabajadores en su declaración anual. El mecanismo de aportes no aplicaría para los funcionarios estatales que emiten boletas de honorarios. Dicha propuesta es similar a la que hizo llegar al Ejecutivo el centro de estudios Horizontal, ligado a Evópoli, que considera pagar subsidios por cinco meses, en que el primer mes el aporte permitirá una cobertura del 70% —similar al seguro de cesantía— del ingreso laboral (con tope de $650.000), la que irá disminuyendo en los meses siguientes. Horizontal calculó que la entrega de ayudas o créditos este grupo tendría un costo fiscal de US$ 1.171 millones.

Focalización

La titular del Trabajo, María José Zaldívar, ayer dio señales de la focalización que tendrá este tipo de beneficio: ‘Lo primero que hay que tener bien claro es que nosotros estamos tratando de cubrir los distintos grupos, y el segundo grupo son los trabajadores a honorarios, donde tenemos que hacer una diferenciación, porque al menos 2 millones emiten por lo menos una boleta, pero esto en la práctica no es una persona que viva de eso’.

Precisó que ‘creemos que son aproximadamente 600 mil trabajadores que emiten boletas de honorarios y cuyos ingresos totales representan una cantidad superior al ingreso mínimo, entonces uno podría decir que ese es un trabajador a honorario, pero dentro de ese grupo hay que distinguir, porque hay un número importante perteneciente al sector público, y en los que son del sector privado, ahí sí algunos se han visto afectados’.

‘‘Tenemos que demostrar que sus ingresos durante este período se estén viendo afectados respecto del período anterior. Justamente, estamos trabajando en un mecanismo que brinde protección’.

MARÍA JOSÉ ZALDÍVAR MINISTRA DEL TRABAJO

‘‘Superar la pandemia y sus consecuencias sanitarias, económicas y sociales es tarea de todos. Valoro el ánimo constructivo manifestado por los presidentes de partidos de oposición’.

GONZALO BLUMEL MINISTRO DEL INTERIOR

‘‘Entregamos un conjunto de propuestas que van orientadas, en primer lugar, a un apoyo directo a los trabajadores independientes o por cuenta propia’.

FUAD CHAHIN PRESIDENTE DE LA DC

2 millones de trabajadores en Chile hoy emiten boletas de honorarios de servicios, con registro ante el Servicio de Impuestos Internos (SII).

600 mil son los trabajadores que, según ha estimado el Ministerio del Trabajo, emiten boleta de manera permanente. Dentro de ese grupo, en torno a medio millón corresponde a trabajadores independientes que operan en el mundo privado y el resto lo hace en el sector público. La propuesta del Gobierno apuntaría a entregar ayudas a los empleados que boletean en el sector privado.

El Mercurio
8 de abril, 2020