Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

Columnas y Entrevistas

Pensiones: El mensaje de la OCDE

22 enero, 2016

La conclusión más importante que deja el informe sobre “tasas de reemplazo” del Sistema de Ahorro y Capitalización realizado por la OCDE, a solicitud de la Comisión Bravo, es que en Chile estamos funcionando con parámetros obsoletos, en especial en cuanto a la tasa de cotización y edad de pensión de las mujeres. Si tuviéramos las edades y los aportes que se hacen en los países desarrollados, tendríamos pensiones muy superiores.

El informe señala que, en el caso de los hombres, si cotizan durante dos tercios de su vida laboral, la pensión en Chile equivale al 35,7% del sueldo, en tanto en la OCDE el porcentaje es de 52,1%. En el caso de las mujeres, la diferencia es aún peor en un 6% adicional de diferencia. Estos resultados, aparentemente malos, en realidad no lo son. Como señala el propio informe, en Chile se cotiza el 10% de las remuneraciones, esto es, la mitad que en los países de la OCDE. Solo si ajustáramos ese parámetro obtendríamos tasas de reemplazo el doble de las actuales, muy superiores a las de la OCDE.

A pesar de aportar casi la mitad de lo que se cotiza en la OCDE, el informe muestra que Chile supera en tasas de reemplazo a Estados Unidos, Corea, Irlanda, Nueva Zelandia, Reino Unido, Japón y México, para hombres que cotizan desde los 20 años de edad y sin “lagunas” previsionales. Estos países, al igual que Chile, tienen bajas tasas de cotización.

Adicionalmente, en las estimaciones de la OCDE no se estandarizan las edades de pensión. Se estima que la pensión de una mujer chilena promedio subiría 50% solo con postergar la edad de jubilación de los 60 a los 65 años de la OCDE.

Las estimaciones de Tasa de Reemplazo de la OCDE se hacen con tasas de rentabilidad proyectadas futuras del 3% real para el fondo chileno. Si bien hay un riesgo, estas tasas son muy inferiores a las rentabilidades históricas promedio anual de 8,6% real en los 34 años de historia en Chile, o de 5,3% promedio real anual desde el inicio de los multifondos. Por otra parte se obvia completamente el riesgo de que los sistemas de reparto sean efectivamente capaces de mantener esas tasas de reemplazo, ante cambios demográficos muy desfavorables en el futuro. Considerar el caso griego como ejemplo.

Sin embargo, el estudio es valioso, puesto que muestra que si no hacemos nada, obtendremos resultados inferiores a nuestros comparables. También se puede concluir que nuestro sistema es estructuralmente saludable, puesto que si ajustamos parámetros claramente desfasados, como la tasa de cotización y la edad de jubilación, superaríamos ampliamente al resto de los países.

Otra conclusión del informe es que en cualquiera de los sistemas de pensiones de la OCDE las bajas frecuencias de cotizaciones se traducen en menores pensiones, y que en muchos casos la baja de la pensión se amortigua con el aporte del pilar solidario de cada país. De ahí la importancia de tomar medidas para reducir las lagunas previsionales, como la cotización obligatoria de los independientes o la necesidad de combatir la evasión de cotizaciones, que en nuestro país se estima en un inaceptable 19%.

Hoy vemos que para muchos chilenos las pensiones que reciben, o van a recibir, no satisfacen sus expectativas. Hay una brecha de género muy marcada, especialmente por el complejo escenario del mercado del trabajo femenino. Tenemos un gran espacio para mejorar. La Comisión Bravo ha hecho una serie de propuestas, muchas de las cuales compartimos, como fortalecer el Pilar Solidario, aumentar la tasa de cotización y la edad de jubilación de las mujeres, la cotización obligatoria y gradual de los independientes, el fortalecimiento de la fiscalización, y la educación previsional entre otras. Hay otra serie de propuestas que no compartimos, que no mejoran pensiones, como la AFP Estatal, bajar las pensiones de los hombres para subir las de las mujeres, o eliminar el retiro programado, entre otras.

El tema de las pensiones es muy complejo y tiene implicancias políticas, económicas y sociales muy relevantes. Ojalá no tratemos de tomar atajos que sean pan para hoy y hambre para mañana, como ya lo vivieron generaciones de chilenos en el pasado con el sistema de reparto, que dejó al 50% de los cotizantes sin pensión alguna, o tengamos que pasar por las dificultades que viven países como Grecia, Portugal, España y otros.

Rodrigo Pérez Mackenna
Presidente Asociación de AFP de Chile

VER TODAS LAS NOTICIAS>

NUESTROS ASOCIADOS