Los afiliados podrán traspasar sus fondos a una cuenta corriente para que estos no se vean afectados por cambios en las rentabilidades mientras se jubilan.

En línea con la discusión que se ha dado en las últimas semanas para buscar alternativas que protejan a los afiliados que están por jubilarse y que han visto afectada la rentabilidad de sus futuros fondos de pensión, la Superintendencia de Pensiones (SP) puso en consulta pública una norma que cumple precisamente ese objetivo.

¿Cómo?

Permitiendo que quienes inician el trámite de jubilación puedan transferir sus ahorros previsionales hacia una cuenta corriente de los fondos de pensiones y, de esa manera, evitar que se vean afectados por las variaciones en la rentabilidad de las inversiones, por estos días golpeadas por el impacto en los mercados del covid-19.

La norma propone que en el momento mismo en que el afiliado inicia su trámite de jubilación podrá optar ante la administradora que sus fondos se transfieran a una cuenta corriente, denominada Banco Pago de Beneficios, de los Fondos de Pensiones. Este traspaso se hará al cuarto día hábil siguiente de ejercida la opción, considerando el valor de la cuota del día anteprecedente al cargo en la cuenta individual.

Este saldo permanecerá en la cuenta corriente hasta que termine el proceso de jubilación —que tarda en promedio 30 días— o bien que el afiliado desista de jubilarse, caso en el que los saldos se devuelven al fondo C, D o E. La norma también contempla el caso especial de pensiones de invalidez, donde la solicitud se hará efectiva en el caso de afiliados no cubiertos por el seguro de invalidez y sobrevivencia.

Además, si el afiliado selecciona una renta vitalicia inmediata, la AFP deberá traspasar el monto de la prima contratada a la subcuenta Primas de Rentas Vitalicias de la cuenta Beneficios, y efectuará el pago a la compañía de seguros, o bien tendrá plazos más largos dependiendo del proceso de consultas y ofertas de pensión. La consulta durará dos semanas y la norma entrará en vigencia para las pensiones solicitadas a partir del 1 de junio.

Respaldo con matices

La recepción de la norma fue positiva. Según el diputado de la comisión de Trabajo de la Cámara, Patricio Melero (UDI), ‘otorga mayor certeza a quienes están en el trámite de jubilación’, lo que es aún más razonable en el contexto de la pandemia. ‘El covid- 19 altera los mercados y genera un impacto en que el cotizante no puede hacer frente con ninguno de los instrumentos vigentes’, sostiene.

Sin embargo, dice que ‘sería mejor si pudiese hacerse más pronto y no esperar al 1 de junio’. Opinión que comparte el presidente de la comisión de Trabajo del Senado, Juan Pablo Letelier (PS). ‘Me llama la atención que sea el 1 de junio, me parece largo el plazo’, afirmó.

Agregó que ‘está alineado con nuestra propuesta’, que impulsa una ley corta que aborde los casos de quienes ya están jubilados. Por su parte, Ann Katherine Clark, de la Asociación de Asesores Previsionales, también valoró la norma, pero señaló preocupación porque ‘esto pudiera tener costo’.

EN CONSULTA La Superintendencia de Pensiones puso en consulta la norma por dos semanas.

El Mercurio
10 de abril, 2020