Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones – AAFP de Chile

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones es una organización gremial de carácter privado que reúne a todas las AFP del país.

Columnas y Entrevistas

Presidente de la Asociación de AFP: “La solución a legitimidad del sistema es que entregue buenas pensiones”

17 octubre, 2015

La denominada Comisión Bravo planteó, entre otras 58 medidas específicas para mejorar las pensiones, elevar la tasa de cotización en cuatro puntos porcentuales, a 14%. Pero esos cuatro puntos adicionales, de acuerdo a la instancia asesora, no serían con cargo al trabajador, sino que serían las empresas las que tendrían que asumirlo.

Rodrigo Pérez Mackenna, presidente de la Asociación de AFP -gremio que meses antes ya había levantado una idea en esa línea-, estima que esos cuatro puntos adicionales significan unos US$ 2.800 millones anuales, que irán a las cuentas de los nueve millones de chilenos que participan del sistema. Ese costo, dice, no molesta al empresariado, pese a que equivale a casi a un tercio de lo que recaudará en régimen la reforma tributaria.

“Estamos hablando de mucha plata, porque si las cotizaciones representan hoy alrededor de US$ 7.000 millones anuales, esta mayor cotización sería cercana a US$ 2.800 millones al año”, afirma, cifra que sería con cargo a las empresas. Es importante, añade, que el incremento sea gradual: “Si se hace, por ejemplo, en cuatro años, un aumento real de las remuneraciones del orden del 2% anual permitiría que eso se absorba y, en el fondo, el costo para los empleadores no va a ser tan relevante”.

Plantea, asimismo, que el aporte de los empleadores a la cotización de los trabajadores es menor en Chile respecto de las naciones de la Ocde. Si se considera el 10% de la renta imponible que aportan las personas, más lo que pagan de comisión a la AFP (entre 0,47% y 1,54%) y el 1,1% del seguro de invalidez y sobrevivencia, que paga la empresa, las cotizaciones totales son en torno al 12% a nivel local. En tanto, en el club de los países ricos, dice Pérez, el guarismo es cercano al 20% y casi la mitad es de parte de la empresa. “En Chile los empleadores contribuyen mucho menos”, consigna.

¿Esa propuesta no generó resistencia en el mundo privado?

No. Creo que, en general, hay bastante acuerdo en que la medida sea gradual. Si es de un día para otro, es un encarecimiento del costo laboral que no se podría absorber.

SISTEMA DE REPARTO

En términos generales, ¿cómo evalúa el gremio los resultados de la Comisión Bravo?

Destacaría como algo muy importante que la Comisión haya descartado de forma categórica el volver al sistema de reparto total (propuesta global C).

Sin embargo, está la propuesta global A, que fortalece el actual modelo, y la B, en la que conviven la capitalización individual y el reparto.

El informe no se pronuncia en forma categórica entre esas dos opciones. Creo que la B, que introduce el reparto y desvía a ese modelo el 50% de la cotización, es una mala idea.

¿Cuál es el argumento para oponerse a un reparto puro y a uno mixto?

Hay un tema crítico: habrá un cambio en la relación de sostenibilidad potencial (número de personas en edad de trabajar por cada una en edad de jubilar), que el propio informe señala. Con los cambios demográficos de los últimos años, eso va a pasar de 4,95 a 1,8 en 2050. Con eso, la sostenibilidad de cualquier sistema de reparto, que se basa en que los trabajadores activos financian a los pasivos, queda claro que es muy difícil (…) La opción B presenta, potencialmente, altísimos costos administrativos; reduce el ahorro y la inversión, con un efecto importante en el crecimiento económico y un impacto redistributivo pobremente definido.

Dijo que las ideologías había que guardarlas en un cajón. ¿La Comisión estuvo bajo presión ideológica?

No. En general, en Chile hemos tenido mucha ideología y poca discusión técnica en el último tiempo. Este tema es particularmente complejo en lo técnico y, en ese sentido, es importante que tengamos una visión, ojalá, lo menos ideológica posible.

¿La oposición al reparto, sea puro o mixto y además de lo técnico, que ya mencionó, no tiene también un componente ideológico?

Creo que no, porque, en realidad, sí tenemos un sistema mixto. Con la reforma previsional de 2008 se fortaleció, se cambió de forma importante el pilar solidario. La diferencia con el reparto es cómo se financia ese pilar y, en nuestro país, se hace con ingresos generales de la nación y no con un impuesto al trabajo. Me parece correcto eso, en primer lugar por la sostenibilidad y, en segundo, porque el reparto es regresivo, dado que quienes lo financian son los trabajadores (…) Ahora bien, sí hay espacio para fortalecer el pilar solidario.

La Presidenta Michelle Bachelet dijo que convocaría un Comité de Ministros para elaborar un proyecto de ley de corto plazo y otro, u otros, para el largo plazo. ¿Qué expectativas tiene de ello o qué medidas debería implementar esa instancia para elevar las pensiones?

No tenemos información sobre cuáles son los temas que va a querer abordar el gobierno. El Comité no se ha constituido aún (…) Hay algunos elementos que son importantes, que compartimos y que, por lo demás, mientras más tiempo pase sin que se aborden, más efecto tienen en las pensiones. Por ejemplo, el aumento de la tasa de cotización o de la edad de jubilación, especialmente en el caso de las mujeres, se debieron haber abordado hace bastante tiempo.

En su diagnóstico, la Comisión constata que el sistema de capitalización individual adolece de falta de legitimidad entre la población.

La solución  a la legitimidad del sistema es que entregue buenas pensiones, por lo que la única respuesta posible es cuál es la manera de pagar mejores pensiones de una forma sostenible y que guarde relación con los aportes (…) Si la solución es cambiar el sistema por otro que sea peor, porque este carece de legitimidad, entonces vamos a terminar mucho peor al cabo de los años. Creo que también esto tiene que ver con un grave desconocimiento del sistema. Se dice que no es solidario y hay una serie de otros mitos que no son verdad. Este no es un sistema privado de pensiones, es mixto y en el que el componente de ahorro forzoso el Estado tiene un rol muy importante, pues define cuánto y quién cotiza. Las AFP cumplen el rol de administrar los recursos de los trabajadores, pero fiscalizar para que se hagan las cotizaciones, poner normas para que coticen los independientes y evitar que hayan lagunas, es un papel en que las AFP no tienen la potestad para tomar las medidas necesarias.

 

 

VER TODAS LAS NOTICIAS>

NUESTROS ASOCIADOS