El Estado aporta para favorecer la empleabilidad de quienes tienen de 18 a menos de 25 años.

¿Tienes de 18 a menos de 25 años y ganas al mes máximo $468.218 o al año máximo $5.858.599? Estos son los requisitos mínimos para postular al Subsidio al Empleo Joven o SEJ, que otorga el Estado a través del Sence. En síntesis, este subsidio está dirigido a trabajadores, dependientes e independientes, que tengan sus cotizaciones de AFP y salud al día, y que pertenezcan al 40% de las familias más vulnerables, según el Registro Social de Hogares. ‘Esta es una forma de premiar la cotización permanente y estable de los trabajadores. Por eso, incluye un incentivo a los empleadores que también pueden inscribir a sus propios trabajadores —que cumplan con los requisitos— y recibir, de paso, una bonificación mensual’, destaca Juan Manuel Santa Cruz, director nacional del Sence.

Precisamente, el empleador que contrate a un joven (hasta menos de 25 años) recibe un aporte monetario mensual equivalente a un tercio del monto que recibe el beneficiario. Claro que, para efectivamente recibirlo, debe tener pagadas las cotizaciones previsionales. En el caso de no contar con el pago dentro del plazo legal (12 días) se pierde el monto correspondiente. En el caso de los empleadores, el pago del subsidio siempre será mensual. Cuando un trabajador tiene más de un empleador, el beneficio se distribuye en la misma proporción de las remuneraciones. Otra consideración importante. Si se trata de una joven, no se puede solicitar simultáneamente el Bono al Trabajo de la Mujer y #SEJ. ‘Generalmente una mujer que cumple la edad tope del #SEJ, luego postula al Bono al Trabajo de la Mujer’, señalan en Sence. La postulación a este beneficio estatal pensado en las personas de situación económica más vulnerable es permanente en la página sence.cl.

Qué ha pasado con este subsidio

Las últimas cifras disponibles en el Sence corresponden a 2018. Ese año fueron 240.971 las personas beneficiarias, casi un 28% menos que en el año anterior (333.887 personas). En 2018, el monto destinado a este beneficio llegó a los $41.810.452.336, esto es, unos US$ 48 millones. Según informa el Sence, en cifras 2018, la mayor parte de estos beneficiarios (30,18%) recibió entre $200.000 y $400.000, y un porcentaje importante (24,49%) entre $100.000 y $200.000. Un 7,49%, incluso, alcanzó un monto de entre los $400.000 y $500.000.

El Mercurio
23 de marzo, 2020