Dentro de los principales datos aportados por la empresa se advierte que el 75% de los consultados requerirá ayuda estatal para llegar a una pensión mínima. La muestra alcanza 502 casos.

El cuarto retiro y la ley corta de pensiones son parte de los temas que se tomarán la agenda legislativa de las próximas semanas. En relación a esta última materia, Cadem llevó adelante una encuesta que consideró a 502 personas de la Región del Biobío, a fin de conocer el parecer de la población local respecto al debate previsional.

El trabajo de campo se desarrolló entre el 12 y 14 de octubre, con una alta participación de trabajadores de Concepción, Los Ángeles, Talcahuano, San Pedro de la Paz y Coronel.

Principales resultados

Según se observa en el documento, el 73% de los encuestados cree que la mejor solución para aumentar los montos de las jubilaciones en el futuro pasa por implementar un sistema mixto, es decir, que exista ahorro individual y ayuda estatal a las pensiones más bajas. Este porcentaje es dos puntos porcentuales mayor al obtenido en julio pasado.

Otro de los resultados del trabajo liderado por Cadem indica que el 59% de los consultados prefiere que el total de las futuras cotizaciones vaya a una cuenta individual, mientras que el 17% considera que esos ahorros se tienen que distribuir en una cuenta individual y un fondo colectivo de reparto.

Asimismo, se advierte que el 80% piensa que los trabajadores deberían tener la libertad para escoger quién administrará sus dineros -un organismo público o una AFP- y que el 75% se muestra muy de acuerdo o de acuerdo con la puesta en marcha de una pensión básica universal.

Tres cuartos de los entrevistados dicen, además, que sí necesitarán auxilio del Estado mediante el pilar solidario para poder alcanzar una pensión mínima. Esta cifra sube a 76% y 79% en el caso de los sectores socioeconómicos medio y bajo, respectivamente.

Debate presidencial 

En virtud de las distintas propuestas de los candidatos presidenciales para un futuro mecanismo de pensiones, el 51% de los consultados precisa la idea de mantener la propiedad del ahorro individual, establecer una pensión básica universal e incorporar un administrador público. Al contrario, el 20% se inclina por la opción de nacionalizar los ahorros previsionales y dejar solo a un organismo fiscal a cargo de la distribución.

De los 502 habitantes que fueron parte de la muestra, la gran mayoría sostiene también que un nuevo sistema de pensiones tiene que permitir que los fondos sean heredables ante el fallecimiento del trabajador, o que exista la posibilidad de concretar retiros anticipados en situaciones extremas.

 

Diario El Sur

26 de octubre de 2021